Primer ministro Andrej Plenković (FOTO: HRT) Primer ministro Andrej Plenković (FOTO: HRT)

La Comisión sobre Conflictos de Interés ha iniciado un proceso contra el primer ministro, Andrej Plenković; el vice primer ministro y ministro del Interior, Davor Božinović; el ex vice primer ministro y ministro de Agricultura, Tomislav Tolušić; la ex ministra de Demografía, Familia y Juventud, Nada Murganić, y el ex ministro de Administración, Lovro Kušćević, por el incumplimiento reiterado al no proporcionar al comité la documentación relacionada con un viaje al Congreso del Partido Popular Europeo en Helsinki en noviembre pasado. Sin embargo, las autoridades afirman que los costos del viaje que ascendieron a 85 000 kn fue pagado por el partido.

El primer ministro Andrej Plenković ofreció declaraciones en relación a este proceso inciado contra él y otras autoridades: "La única razón o el único objetivo por lo que esto sucede es ocasionar un daño político y mediático, concretamente hacia mí y otras personas de mi Gobierno, a las cuales se nos ha abierto este proceso. Todo lo que hemos tenido que aclarar, lo hemos hecho en forma precisa y clara a la Comisión".

Asimismo, agregó que también se había hecho entrega de las facturas del costo total del hotel y del viaje y que no había razón para iniciar un proceso. Aclaró que no había conflicto de interés ni violación del principio de ejercicio de las funciones, que es el Primer Ministro quien decide sobre el uso de la Fuerza Aérea del Gobierno y la composición de la tripulación que viaja. Añadió que los costos del hotel y la dieta diaria corrieron a cargo del HDZ.

Y en relación a las palabras del primer ministro sobre la decisión de la Comisión, la presidenta de dicha Comisión, Nataša Novaković, respondió al canal RTL que habría hecho lo mismo en cualquier otra situación y destacó que no se les había entregado ninguna orden de viaje: "Lo que queremos enfatizar es que la Comisión inició un proceso por el caso Helsinki debido a que no hemos contado con fuentes suficientes, por no haberse presentado la documentación debida en relación a ese caso".

Asimismo, la actuación del primer ministro la catalogó como un comportamiento inadecuado hacia un órgano independiente. Cuando se le preguntó si ese accionar era un ataque contra la Comisión, Novaković simplemente respondió que sí.