Andrej Plenković (Foto: Sanjin Strukic/PIXSELL) Andrej Plenković (Foto: Sanjin Strukic/PIXSELL)

“El presupuesto de hoy, el primero de nuestro segundo mandato, puede decirse que es un presupuesto que garantiza la recuperación económica de Croacia en las presentes circunstancias, lamentablemente debido a las consecuencias de la pandemia de COVID-19”, destacó el primer ministro Andrej Plenković.

“El objetivo del presupuesto es que a pesar de que Croacia ha sufrido consecuencias económicas, que Zagreb fue golpeado por un fuerte sismo y que todo esto en conjunto se reflejó en las finanzas públicas, hay que seguir brindando apoyo a los ciudadanos y a la economía” –añadió–. “Ya hemos dado pasos importantes hasta ahora y hemos demostrado que las ayudas estatales son insustituibles cuando se trata de estas circunstancias. Hemos utilizado el soporte fiscal que hemos creado en años anteriores. Nuestra reacción fue rápida y eficaz. 630 000 empleados del sector privado recibieron salarios. 107 000 empleadores mantuvieron sus actividades”, indicó el primer ministro

Agregó que el Gobierno había afirmado que tenía que implementar dos reequilibrios con un efecto fiscal de 23,5 mil millones, que habían eximido parcial o totalmente a varias sociedades del pago de cotizaciones y que habían apoyado al sector salud. “Se han reservado más de 8,600 millones de kunas para la asistencia sanitaria, las pensiones y los desempleados. Ante ustedes está la quinta ronda de desgravación fiscal, 10 mil millones de kunas en total. Hicimos todo esto para que todos pudieran repuntar la crisis de la que no teníamos la culpa ni la planificamos”, acotó.

Después de una caída del 8 por ciento en el PIB este año, al redactar el presupuesto para el próximo año, el gobierno proyectó un crecimiento económico del 5 por ciento, luego en 2022 en un 3,4 por ciento y en 2023 en un 3,1 por ciento.

Hubo 31 réplicas a la presentación del primer ministro, en total 38, ya que siete se refirieron a la presentación del ministro de Finanzas, Zdravko Marić.

El presidente del SDP, Peđa Grbin, preguntó al premier sobre la sostenibilidad del presupuesto de 2020: “En la explicación introductoria, infórmenos sobre el veto en el que insisten Polonia y Hungría, que nos impediría acceder a los fondos”.

Por su parte, Anka Mrak Taritaš, del partido GLAS, señaló que “este presupuesto debería mostrar una inversión adicional en educación, la obtención de nuevos empleos” y agregó que no era visible. “Estamos atados a los fondos de la Unión Europea y nos dio la impresión de que el primer ministro volvió con una bolsa llena de dinero, ahora vemos que ha surgido un problema, entonces están apareciendo dos países con posible veto”, concluyó.

Los ingresos fiscales el próximo año deberían alcanzar los 79,5 mil millones de kunas, que es un 10,4% más que este año; los aportes, 24,6 mil millones de kunas, o un 8,4% más. También se espera un crecimiento significativo en la partida de ayudas, que debería aumentar un 29,4%, hasta casi 25 000 millones de kunas. Los gastos totales ascenderán a 157,7 mil millones de kunas, o un 1,3% más que este año, por lo que el déficit presupuestario será el equivalente a 10,66 mil millones de kunas.

(Fuente: HRT)