Trabajadores de Treći maj (Foto:Goran Kovacic/PIXSELL) Trabajadores de Treći maj (Foto:Goran Kovacic/PIXSELL)

La jueza Liljana Ugrin ya un par de veces había aplazado la audiencia como parte del proceso preliminar para determinar las condiciones para abrir el proceso de quiebra del astillero 3.Maj; sin embargo, en la última audiencia del 17 de abril, mencionó que el proceso no podía durar indefinidamente, y que había agotado todas las posibilidades para que se siguiera prolongando.

En esta nueva oportunidad la jueza asumió su responsabilidad. Afirmó que pese a que se cumplen todas las condiciones para realizar el proceso de quiebra, ha decidido ofrecer una nueva oportunidad al astillero de Rijeka hasta el 4 de julio.

El sindicalista Mladen Bučar declaró para la Televisión Croata que no siente ni satisfacción ni felicidad por esa decisión, pero verá si existe todavía una esperanza.

Como declaró el director del astillero, Edi Kučan, le han presentado al Gobierno dos modelos según los cuales los cuatro barcos que empezaron a construirse se terminarían en el menor tiempo posible.

"En estos momentos tenemos dos modelos; el primer modelo fundamental es terminar la construcción de los barcos y esta es la base de toda esta situación. El primer punto es que se actualice el contrato y entonces un gran número de nuestros empleados que se fueron esperan el momento en que 3.Maj empiece a trabajar normalmente y que puedan regresar", comentó Edi Kučan.

Por su parte, el presidente del comité sindical Juraj Šoljić, también brindó su declaración: "Lo que es positivo es que hay una señal del Gobierno de la República de Croacia y yo espero que hasta la próxima audiencia podamos salvar el astillero Treći maj."

Asimismo, Juraj Šoljić declaró en vísperas de la audiencia que los trabajadores, los 816 que quedan, quieren que se decida si se terminarán de construir los barcos; es decir, que el Gobierno ofrezca alguna señal de que los cuatro barcos, que se acordaron construir y cuya construcción ya empezó, se terminen. De acuerdo con sus palabras, esta es la postura de los trabajadores, tomada en la reunión que mantuvieron el martes, en la cual se les informó sobre sus derechos.

En Treći maj cada día hay menos trabajadores. Trabajo y materiales suficientes para trabajar no hay ya hace casi un año.

Entre tanto aún se espera una decisión de los potenciales inversores chinos de la compañía China Shipbuilding Industry Corporation, cuya delegación visitó el astillero de Rijeka. Según información extraoficial evaluaron que el astillero Treći maj cuenta con buen equipamiento, pero no hay aún información oficial sobre los resultados de dicha visita.