Ilustración (Foto: Dubravka Petric/PIXSELL) Ilustración (Foto: Dubravka Petric/PIXSELL)

En comparación con la Semana Santa del año pasado, que pasamos bajo más estrictas medidas epidemiológicas, la cantidad de facturas aumentó en un 96 por ciento y el monto de las mismas en un 49 por ciento.

Debido a la epidemia, los ciudadanos están cambiando sus hábitos: cada vez hay más dinero en las cuentas corrientes de los ciudadanos y cada vez menos optan por el ahorro a plazo.

En el momento de la pandemia, muchas cosas habían cambiado. Algunos empleados trabajan desde casa, otros reciben el salario mínimo. No hay celebraciones, bodas, salidas... todo esto se siente en la venta de ropa.

"La facturación en las tiendas que están en el medio y ligeramente por debajo del rango de precios está creciendo, y aquí tenemos un crecimiento en las últimas semanas al 35 por ciento, mientras que en las tiendas por encima del rango medio tenemos un estancamiento que ha comenzado a disminuir"- dijo Denis Čupić, gerente de Westgate. 

Los bancos también están notando un aumento en las cantidades que los ciudadanos tienen en cuentas corrientes y en las cuentas sueldo. Esto se debe en parte a las bajas tasas de interés de los ahorros a plazo, que casi no valen la pena. Pero en gran parte, esto es consecuencia de la situación epidemiológica.

"Esto se puede atribuir a una mayor precaución, abstenerse de alguna forma del gasto y tal vez una gama menor de oportunidades dadas las condiciones epidemiológicas y, por ejemplo, la falta de posibilidades amplias de viaje"  - dijo Dario Gabrić, director de comunicaciones corporativas de Erste Bank.

El Banco Nacional Croata espera que los ahorros sigan creciendo, pero aún serán más lentos que el año pasado. La incapacidad de viajar y llevar una vida normal ciertamente ha generado ahorros en las cuentas bancarias de muchas personas con ingresos más altos.

"Esto es algo bueno, porque en el caso de la normalización, hay una fuente de fondos para que los hogares comiencen a gastar más, lo que aumentará el Producto Interno Bruto, es decir, permitirá una recuperación más rápida del PIB" - predice Boris Vujčić, gobernador de Banco Nacional Croata.

El aumento del consumo, del turismo y del consumo en el sector gastronómico, e indirectamente del Producto Interno Bruto, este año, al igual que el año pasado, dependerá en gran medida de la duración de la epidemia, las restricciones y la incertidumbre.