Ilustración (Foto: Utrecht Robin/ABACA/PIXSELL) Ilustración (Foto: Utrecht Robin/ABACA/PIXSELL)

La Comisión ha publicado un Informe de convergencia para 2020 que establece su evaluación del progreso realizado por los Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro hacia la introducción del euro. El informe abarca siete Estados miembros no pertenecientes a la zona del euro que se han comprometido legalmente a introducir el euro, y ellos son: Bulgaria, República Checa, Croacia, Hungría, Polonia, Rumania y Suecia. Todos los Estados miembros tienen la obligación de adoptar el euro, excepto Dinamarca, que tiene una exención permanente de esa obligación.

La Comisión publica el informe de convergencia cada dos años, independientemente de los procedimientos en curso para el ingreso a la zona del euro. Además de evaluar las condiciones formales para unirse a la zona del euro, el informe concluye que la legislación nacional de todos los Estados miembros interesados, excepto Croacia, no se ajusta totalmente a las normas de la unión económica y monetaria. 

Para ingresar a la eurozona, es necesario cumplir con los criterios de convergencia, los llamados "Criterios de Maastricht”. Estos incluyen la estabilidad de los precios, finanzas públicas ordenadas, la estabilidad del tipo de cambio y la convergencia de los tipos de interés a largo plazo. También se verifica el cumplimiento de la legislación nacional con las normas de la unión económica y monetaria (UEM).

Ningún Estado miembro cumple el criterio del tipo de cambio porque ninguno de ellos es miembro del Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo 2. Antes de la introducción del euro, los estados deben participar al menos dos años en el mecanismo de tipo de cambio.

Croacia y Suecia cumplen con todos los criterios de convergencia económica, y solo Croacia tiene una legislación totalmente compatible con las normas de política económica y monetaria de la Unión.

El primer ministro Andrej Plenković envió una carta a los líderes de los estados miembros y la Comisión Europea en la que informa que Croacia ha cumplido todas las medidas y obligaciones del plan de acción antes de la fecha límite y señaló que el objetivo era unirse al ERM II y la Unión Bancaria en julio de este año.

A principios de julio del año pasado, Croacia recibió una confirmación oficial del Eurogrupo que aceptaba la carta de intención de unirse al ERM II y a la Unión Bancaria, y también al plan de acción que lo acompaña con las medidas de reformas. El plan de acción y sus compromisos deben implementarse plenamente para que Croacia pueda ingresar al MTC II, el mecanismo de vigilancia que precede a la introducción del euro como su moneda oficial. Además de Croacia, Bulgaria también ha expresado su intención de unirse a ERM II. 

"El informe de convergencia demuestra que algunos países han realizado progresos alentadores, pero todavía tienen varias etapas claves en su camino hacia la zona del euro. La Comisión está, como siempre, dispuesta a apoyar a estos Estados miembros. Uno de los pasos importantes en ese camino es unirse al mecanismo ERM II, para el cual Croacia y Bulgaria se están preparando actualmente. Damos la bienvenida a los esfuerzos realizados por ambos países en este contexto" - dijo el vicepresidente ejecutivo de la Comisión, Valdis Dombrovskis.