El vicegobernador del FMI y el primer ministro croata (Foto: Grgo Jelavić/PIXSELL) El vicegobernador del FMI y el primer ministro croata (Foto: Grgo Jelavić/PIXSELL)

La conferencia está centrada en el mercado laboral y los desafíos demográficos, el futuro del trabajo y las políticas necesarias para el crecimiento económico sostenible y el nivel de ingresos de los países desarrollados en Europa occidental, afirmaron desde el Banco de Croacia. En la primera parte se discutió sobre las tendencias económicas y las limitaciones de desarrollo que surgen de la falta de mano de obra y el desajuste entre el conocimiento y las habilidades con las necesidades del mercado laboral. Las cuestiones del envejecimiento de la población, la emigración y el impacto de estos cambios demográficos en el crecimiento de los ingresos se abordó en la segunda parte de la conferencia. En la tercera se discutió el futuro del trabajo en Europa Central, Oriental y suroriental y el papel de las políticas gubernamentales y del sector privado en la búsqueda de soluciones a las tendencias demográficas negativas y al crecimiento de la productividad.

Los anfitriones son el vicegobernador del Fondo Monetario Internacional, Tao Zhang, y el Gobernador del Banco Nacional Croata, Boris Vujčić. La falta de mano de obra, el decrecimiento poblacional, el envejecimiento poblacional y la inmigración son grandes problemáticas no solo en Croacia sino en países de Europa central, oriental y sudoriental. Según nuevas investigaciones del FMI, el vicegobernador Tao Zhang afirmó que en esta región hasta el 2050 se perderá un 12 por ciento de su población: "La disminución de la mano de obra será mayor, un 25 por ciento en las siguientes tres décadas".

El gobernador del Banco Central de Croacia sostuvo que una de las soluciones para evitar este decrecimiento es el aumento de los sueldos para mantener satisfechos a los empleados, pero no es la única: "Una solución es la mano de obra extranjera, lo que de seguro es una solución a corto y mediano plazo, pero otra son aquellas personas que se encuentran ahora en Croacia y están fuera de ese grupo de mano de obra, y hay muchos, pues nuevamente hay que tomarlos en cuenta".

 Si Croacia hace diez años permitía 1000 permisos para trabajadores extranjeros, el año pasado se admitieron 65 000 permisos, sostuvo el primer ministro Andrej Plenkovic, quien fue el encargado de inaugurar la conferencia: "Creo que si queremos avanzar tenemos que tener gente que trabaje en ciertos sectores. Estamos ahora en plena temporada turística, en el corazón del turismo croata, en Dubrovnik; no podemos esperar que el turismo vaya como queremos si no tenemos suficiente personal para trabajar".

 La conferencia en Dubrovnik reunió a 150 participantes, entre ellos numerosos ministros y gobernadores de bancos de Europa Central, Oriental y Sudeste.