Ilustración (Foto: Davor Puklavec/PIXSELL) Ilustración (Foto: Davor Puklavec/PIXSELL)

Entre los países de la Unión Europea que no pertenecen a la zona del euro, los costos laborales por hora en moneda nacional aumentaron más en Hungría en 2020, en un 7,9 por ciento. Les siguen Bulgaria con un aumento de costes del 7,8 por ciento, la República Checa con el 7,4 por ciento y Rumanía con el 7,2 por ciento.

Crecieron más en Suecia y Dinamarca, un 1,1 y un dos por ciento, respectivamente.

En el grupo de países de la Unión Europea que no son miembros de la eurozona, Croacia fue el único país en 2020 que registró una caída en los costos laborales totales por hora en un uno por ciento, muestra el informe.

Entre los miembros de la eurozona, Portugal registró el mayor aumento en los costos laborales totales por hora, un 8,6 por ciento. Le siguen Lituania y Eslovaquia, donde subieron un 7,5 y un siete por ciento, respectivamente.

La mayoría de los países de la Unión Europea respaldaron a empresas y trabajadores el año pasado con programas que mitigaron el impacto de la pandemia, principalmente trabajo a tiempo parcial subsidiado y despidos temporales, señala Eurostat.

Los programas se registran como subsidios en la partida de contribución, con signo negativo, añaden los estadísticos.

El coste laboral medio por hora en la Unión Europea el año pasado fue de 28,5 euros y de 32,3 euros en la eurozona. En 2019 ascendió a 27,7 y 31,4 euros, respectivamente.