Jackeline Glasinović en Croacia (Foto: archivo personal) Jackeline Glasinović en Croacia (Foto: archivo personal)

Jackeline Glasinović es licenciada en informática. Trabaja en el área de sistemas de información y redes de la carrera de física de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz.

“Mi origen croata se remonta al siglo XIX a la región de Nerežišća en la isla de Brač, donde nace mi bisabuelo Petar Glasinović Karmelić en el año 1857.
Cuando se produce la primera migración croata, mi bisabuelo forma parte de ella y llega a Sudamérica a Chile, específicamente a la ciudad de Iquique, donde estable su residencia y forma su familia. Tuvo 13 hijos, uno de ellos mi abuelo Rufino Glasinović Soto, quien se va a La Paz y establece ahí la familia Glasinović en Bolivia.
Conocer Croacia ha sido una inquietud siempre viva en toda la familia Glasinović. Poder conocer el país donde nació mi bisabuelo, poder conocer nuestros orígenes, nuestras raíces, ha sido un sueño hecho realidad para mí.

Jackelina con su hermana en Bol (Foto: archivo personal)

He podido llegar a Croacia y he visitado varias ciudades, es un país que me ha gustado mucho. Y lo primero que quise conocer fue precisamente Nerežišća, donde nació mi bisabuelo. Llegar a Nerežišća ha sido un objetivo cumplido. Al visitar el pueblo tuve la suerte de llegar precisamente el día de la fiesta y la celebración comenzaba con una misa. Entrar a la iglesia, escuchar la misa, darme cuente que a pesar de la distancia geográfica que me separa de Croacia, me sentí muy contenta.
Tuve la dicha de contactar a familiares Glasinović. Al conocerlos fue un encuentro muy emocionante, muy emotivo, ellos muy cariñosos. Poder visitar la casa que fuera de mi bisabuelo y que aún se mantiene después de tantos años, es una experiencia que se queda grabada en mi mente y en mi corazón para siempre.
Nerežišća es una región muy linda, una arquitectura armoniosa, en las casas bastante vegetación. Y la característica de Nerežišća es la casa con el árbol, que parece que es el centro del pueblo. También tuve la oportunidad de compartir el almuerzo con la familia de una amiga que forma parte de la comunidad croata de La Paz, pudimos degustar la gastronomía típica del lugar: el cordero al palo y unos pasteles dulces muy típicos de Croacia” destaca Jackeline.

Jackeline con su hermana en Nerežišća (Foto: archivo personal)

Durante su gira por Croacia, ella y su hermana visitaron la ciudad de Split.

"Un lugar que no se puede dejar de visitar es el Palacio Diocleciano. Una construcción antigua y me sorprendió que a pesar de tantos años aún se conserve en pie y está muy bien mantenida. La estatua gigante del emperador a la entrada del palacio es imponente. Este palacio es un lugar que hay que visitar por toda la historia que tiene.
Otros lugares que también pude visitar son Salona, que es la antigua capital de Dalmacia, así como Trogir y Klis, todos ellos con mucha historia. En Trogir tuve la oportunidad de escuchar un cuarteto de klapa. ¡Qué arte tan lindo! Voces cantando a capela con una total armonía hacen que la música sea más sentida. Y esta actividad es particular de Croacia y hay que destacarla" – dice Jackeline.

Sin embargo, su visita se centró más en la isla de Brač.

"Así pude conocer Supetar y Bol que para mí me parecen los puertos más importantes de esta isla, se llega en ferry o catamarán desde Split y me parece que también desde Dubrovnik. Este medio de transporte, los ferry son muy cómodos, son seguros, con horarios convenientes en todo el día. Y por lo que he podido ver también llega a otras islas como ser Hvar, Vis y Korčula. Dentro de la isla de Brač, una playa famosa de esta isla es la del Cuerno de Oro que está en Bol. Las playas de Croacia son cristalinas, el agua tibia y suave. Durante el verano son visitadas por muchos turistas. Sin lugar a dudas el Mar Adriático es mágico.
Algo que me ha llamado la atención la isla de Brač es la planta de la buganvilia. Muchas casas tienen en su fachada esta planta, parecería que es la planta de Croacia. Yo sé que la planta de Croacia es la lavanda, pero la buganvilia está presente en muchos lugares.
Croacia es un país que tiene mucha historia, ha pasado por períodos difíciles y ha salido adelante, es admirable. Yo sugiero a todos los descendientes que viven fuera de Croacia que puedan visitar Croacia, encontrar las raíces, conocer los lugares de quienes fueron nuestros antepasados, es una experiencia que vale la pena vivirla" - expresa Jackeline Glasinović.

Jackeline Glasinović

Jackeline Glasinović

05:54

Dentro de la comunidad croata de La Paz se realizan diferentes actividades.

“Es una comunidad que siempre está atenta a todas las noticias de Croacia. Uno de nuestros objetivos es poder rescatar las tradiciones y aprender la cultura croata. Es así que un par de veces al mes nos reunimos para aprender algo de la gastronomía, alguna comida típica o también un postre, un dulce, un pastel, en cuanto a la repostería se refiere.
Ahora estamos con la inquietud de realizar el bordado croata, a ver cómo nos va en eso. Yo creo que vamos a estar mostrando lo que podamos lograr.
Por otro lado consideramos importante el aprendizaje del idioma. Estamos seguros que aprendiendo el idioma podremos aprender mejor la cultura. Es así que pasamos clases una vez por semana y tenemos dos grupos de alumnos. Estamos con todas las ganas de aprender y de esta manera nuestra comunidad puede sentirse y estar más próxima a Croacia” – concluye la licenciada boliviana Jackeline Glasinović.