Andro Gjakoni (Foto: La Voz de Croacia) Andro Gjakoni (Foto: La Voz de Croacia)

El chileno Andro Gjakoni expresa que su estadía en Croacia es muy importante tanto para él como para su familia, porque esta es una forma de encontrar sus raíces, dado que su bisabuelo emigró a Chile hace más de 100 años desde la ciudad de Komiža, en la isla de Vis.

"Lamentablemente como familia perdimos el enlace con toda la cultura, la historia croata y el lenguaje, porque nuestra conexión con la cultura era nuestro abuelo paterno, quien falleció a la temprana edad de 40 años. Por lo tanto perdimos toda conexión y junto con mi primo, que también está conmigo estudiando croata, estamos interesados en poder regresar esta cultura a nuestra familia y poder aprender lo que no pudimos.
Al contrario de mucha gente en Chile, descendientes de inmigrantes, que tienen conocimiento de la cultura, de las tradiciones y del idioma, nosotros queremos volver y poder sentirnos croatas, porque somos descendientes y eso es parte de nuestra sangre y de nuestra historia.

Yo siempre he estado interesado de saber de dónde venimos como familia. Todo esto empieza con un trabajo que hizo mi primo desde hace ya casi 20 años. Y si no fuera por él no creo que yo estuviera acá. Él me habló sobre todo lo que había estudiado para obtener la ciudadanía, sobre el tema de la beca y de conocer las raíces. Yo también me había interesado, porque al igual que él tenía este mismo interés. Pero nunca fui más allá que él que pudo recolectar documentos para obtener la ciudadanía y todo lo que es la historia de nuestro bisabuelo, quien emigró desde la isla de Vis" – dice el joven Gjakoni.

Andro Gjakoni en el curso del Croaticum (Foto: Sociedad Hispano Croata)

Andro llegó a Croacia a estudiar el idioma croata durante dos semestres, aprovechando una beca otorgada por la Oficina Estatal para los Croatas fuera de la República de Croacia.

"En el futuro no sé lo que pudiera pasar, quizás se podría dar la oportunidad de aprender más de dos semestres y seguir acá en Croacia. Yo sé que no voy a poder hablar el croata como una persona nativa y mis expectativas son de poder explicarme, poder entender a la gente, poder ir de compras. No voy a hablar perfectamente, pero también quiero conocer cómo viven, empaparme con la cultura de Croacia, poder entenderlos bien y poder sentirme como croata".

"Hasta ahora mi plan es volver a Chile. Pero, como yo soy ingeniero mecánico, también me gustaría buscar trabajo y si encuentro trabajo poder quedarme acá para ayudar también al país. Porque trabajar acá es algo que uno también está ayudando a generar ingresos para el país. Y si se da la oportunidad de quedarme acá, yo feliz lo hago. Pero hasta ahora yo termino los 2 semestres y me voy a Chile. Y aunque me vaya, siempre voy a estar con las ganas de quizás volver, ya sea para trabajar o cualquier otra cosa que sea" – destaca el ingeniero chileno.

 

Andro y Mirko Gjakoni (Foto: Sociedad Hispano Croata)

Lo primero que le sorprendió a Andro es la cantidad de edificios de arquitectura antigua que hay en Zagreb, algo que no se ve tanto en Chile.

"Otra cosa, por lo menos acá en Zagreb, es que la ciudad está muy bien cuidada, que está todo limpio. Lo que más me ha sorprendido es el trato de la gente. Porque investigué por internet, la gente decía que los croatas son serios, son maleducados, son pesados y no podrían estar más equivocados. De toda la gente que yo he contactado, casi nadie me ha tratado mal.

Lo único diferente es que acá son más fríos, tienen otra forma de tratar a uno, pero lo que yo he visto es que no son cínicos, no son falsos. Si alguien te trata seriamente no quiere decir que te odie. Y cuando la gente de verdad te trata bien es porque lo siente, es algo mucho más sincero, no he tenido ningún problema con la gente acá".

Andro Gjakoni

Andro Gjakoni

05:00

"Trato de comunicarme en croata con lo poco que sé del idioma, trato de mostrar interés por la cultura. Entonces la gente te trata de otra forma, es muy amable" – concluye el chileno Andro Gjakoni.