Euro (Robert Schmiegelt/DPA/PIXSELL) Euro (Robert Schmiegelt/DPA/PIXSELL)

Según lo informa el diario Večernji list, en base a la encuesta realizada por el Eurobarómetro, solo el 13% de los ciudadanos croatas tienen confianza en el Gobierno y en el Parlamento, el puntaje más bajo entre los 28 países miembros de la UE.

 Antes de Croacia, el nivel más bajo de confianza lo registra el Reino Unido, con un 19%, y le sigue Bulgaria, con un 25%.

 La mayor confianza en el Gobierno y el Parlamento se registra en los estados miembros más desarrollados: Dinamarca, Finlandia, Países Bajos y Luxemburgo.

 La causa de la baja confianza de los ciudadanos croatas en las instituciones no necesita de grandes explicaciones, teniendo en cuenta que los especialistas vienen advirtiendo desde hace años que una gran percepción de la corrupción tiene un efecto devastador en la confianza en las instituciones. Según el índice de Percepción de la Corrupción, elaborado por Transparency International, Croacia se ubica muy por debajo del promedio de Europa occidental y la UE en general.

 Los croatas consideran que los partidos políticos son los más responsables de la corrupción, y los resultados devastadores del Eurobarómetro son consecuencia del aporte de las nuevas tendencias políticas, como la mayoría parlamentaria sin principios en la coalición del HDZ y el Partido Popular Croata, mantenida a flote con los desertores del Partido Socialdemócrata adheridos al partido de Milan Bandić.

 Tales combinaciones alimentan las sospechas de corrupción política, en la cual los movimientos populistas emergen y crecen, viviendo de las críticas de los partidos principales. Los programas de tales partidos y movimientos populistas incluyen regularmente críticas a la UE, pero los resultados del Eurobarómetro muestran que los ciudadanos no comparten su opinión sobre este tema. El 46% de los croatas tienen confianza en la propia Unión Europea, que es casi tres veces más que la confianza en el Gobierno y el Parlamento, escribe Vecernji List.

 Lo que podría preocupar al gobierno y al primer ministro Andrej Plenković en los resultados del Eurobarómetro de primavera es la actitud de los ciudadanos hacia la moneda común, ya que más de la mitad de los encuestados en Croacia se declaran en contra de la introducción del euro. El 42 por ciento de los ciudadanos votó a favor de la introducción del euro, mientras que el 54 por ciento se opuso, dijo el diario.