Expositor de la feria (Foto: Mirjana Žugec Pavičić/HRT)) Expositor de la feria (Foto: Mirjana Žugec Pavičić/HRT))

En el marco de esta manifestación, se le da gran importancia asimismo a la colaboración con, por ejemplo, los productores de embutidos de Samobor, a los croatas y húngaros de la asociación „Lemeški kulen“, de Vojvodina, o con la Asociación culinaria „Đakovački kulin“, que estuvieron presentes en este evento.

Con el fin de promover los productos tradicionales croatas, en el municipio de Sveti Petar u Šumi se llevó a cabo la feria nocturna de verano llamada „Los sabores del campo croata“,  en el que se reunieron cincuenta expositores, desde Eslavonia hasta Istria.

"Es la mejor prueba de cómo podemos promover los mejores productos. Creo que el año próximo, en cooperación con nuestros vecinos, con los municipios amigos de Tinjan y Žminj, haremos un programa que quizás podría durar todo el verano y, de esta forma, en colaboración con la asociación turística de Istria central, hacer un aporte para que los mejores productos de Istria y Croacia se promuevan y que terminen en las canastas familiares de toda Europa“, dice el dr. Mario Bratulić, director del municipio y organizador del evento.

Entre los productos tradicionales, el dr. Bratulić destacó especialmente la excelente colaboración con los productores croatas y húngaros de embutidos en Serbia.

"El salame istriano se encuentra en la fase de protección de indicación geográfica. Uno de nuestros equipos colabora en ese proyecto y creo que pronto todo estará listo para la certificación, pero lo que me alegra es que caada día hay más productores interesados que el año próximo estarán listos para colocar sus productos en el mercado europeo", indica Bratulić respecto de la situación del salame istriano.

La manifestación de sabores tradicionales en Sveti Petar u Šumi atrajo a numerosos expositores, y para el año próximo quisieran abrir la casa de los embutidos. En esta ocasión los visitó la ministra de Agricultura y Ganadería, Marija Vučković, quien recorrió todo el predio y motivó a los expositores a informarse y presentarse a los concursos realizados por el ministerio de Agricultura y Ganadería. 

Muchos de los que visitan esta feria se criaron junto con los perfumes y sabores de los embutidos istrianos, los salames, el jamón serrano, el aceite de oliva y las grapas caseras, por eso no es de extrañar que vuelvan de visita, vivan donde vivan. Y como destaca Sandra Marinić, quien vive en París pero viaja frecuentemente a Croacia, cuando ofrece alguno de las especialidades croatas a sus amigos en París, es suficiente invitación para que pasen el verano siguiente en Croacia.Y para que se lleven de Croacia nuevos sabores y vivencias como las que solo los productos locales pueden despertar en nosotros.

Nota realizada por Mirjana Žugec Pavičić y Maja Raguž.

Traducción y adaptación: Verónica Vlaho