La maestra Maria Vlašić (Foto: Facebook) La maestra Maria Vlašić (Foto: Facebook)

La maestra Marija Vlašić del pueblo Vodnik, se preocupa de preservar el patrimonio cultural croata y alienta a sus alumnos a sentirse orgullosos de la lengua y las costumbres de sus abuelos - “Yo enseño a los niños en la lengua rumana, pero los niños también estudian la lengua croata, que les enseña otro profesor cuatro horas a la semana. Ellos nacen en un entorno donde se habla la lengua croata, juegan sus primeros juegos en lengua croata y esto para ellos es una cosa normal. Es decir la lengua mezclada de croata con la lengua de Karaševo, la lengua local antigua. En la escuela aprenden la lengua estándar, que es un poco difícil para ellos pero tratamos de explicarles que es bueno hablar tanto el dialecto de Karaševo como también la lengua croata estándar. Nosotros aquí tenemos siete pueblos y en cada pueblo se habla un dialecto diferente” – dijo Vlašić.

Añadió que a pesar de que esta diversidad representa una gran riqueza cultural, no ha sido registrada profesionalmente - “Pienso que muy poco se ha escrito en esta lengua antigua y desconozco la razón. No sé por qué la gente siempre piensa que tienen demasiado trabajo y que no tienen tiempo para escribir. Otros piensan que no tienen el nivel de preparación suficiente y no tienen sobre qué escribir. Y así siempre ha habido una justificación. El año pasado mis alumnos del cuarto grado en historia, me preguntaron por qué nuestra sala no tiene monografía, interrogante que yo hace tiempo también me formulé. Yo pensé antes en esto pero siempre te son necesarias algunas evidencias e investigaciones que no existen. Quizás hay muy pocas evidencias sobre nuestros lugares, y pensé que sería bueno que se escriban por lo menos para el tiempo actual, para que en lo futuro tengan por lo menos algo escrito sobre nosotros” – advirtió Vlašić.

Pero a pesar de no haber nada registrado en fuentes profesionales, Vlašić considera que indiferentemente a esto, hoy en día es necesario escribir para las futuras generaciones - “Si, o también ha sido algo escrito pero lo escribieron personas que no son de la minoría, que no son de ese lugar. Esto escribieron los rumanos o alguien de Croacia que vino, observó y anotó algo sobre nosotros, pero muy poco” – remarcó Vlašić.

niños participantes de Karaševo. (Foto: Facebook)
Niños participantes de Karaševo. (Foto: Facebook)

También destacó que los niños en sus trabajos y labores hacen uso de esa su lengua materna original - “Esa es la primera lengua que escuchan. Cuando ellos nacen y empiezan a escuchar, oyen la lengua de su madre y hablan esa lengua con alegría. Pero al mismo tiempo también deben aprender la lengua rumana, porque esta les es necesaria para vivir” – advirtió una vez más Vlašić a tiempo de añadir que son varias lenguas que desde temprana edad, comienzan a aprender - “Sí, en nuestra comunidad ya a temprana edad comienzan a aprender el alemán o el inglés. También aprenden el rumano, el croata y una lengua extranjera más” – dijo Vlašić.

Señaló también que con el patrimonio cultural, folclórico y etnográfico, sucede lo mismo - “Ya dije anteriormente que bastante poco ha sido registrado, y esto también sucede con los atuendos nacionales, y tampoco sé por qué. Pero existen muchas fotos y se puede ver cómo durante el transcurso del tiempo, han cambiado muchas cosas también en la vestimenta. La vestimenta era una cuando se debía vestirla todos los días y se utilizaba en el trabajo, en el campo y en la casa, porque no tenían otra opción. Después llegó la época cuando los hombres, la gente, comenzó a trabajar en la fábrica y en la empresa de ferrocarriles en la cercana ciudad de Rešica, y comenzaron a ganar dinero y entonces las mujeres pudieron comprar alguna pieza de género o sábanas y coser algunos vestidos. Y así poco a poco, la vestimenta nacional específica de Karaševo, tomaba forma solo para algunos acontecimientos, para los bautismos, para las bodas y para algunas fiestas religiosas. Pero este último tiempo, rara vez se viste el traje nacional de Karaševo, y durante la historia ha habido cambios en esa vestimenta y poco a poco se convirtió en un vestido muy vistoso, pero un poco dificultoso y pesado para moverse con él” – añadió Vlašić.

De igual manera advirtió que teniendo en cuenta el actual mundo globalizado completamente relacionado, que la región ya no está aislada y que la gente local ya no vive en aislamiento; es quizás el último momento de hacer un registro sobre todo esto - “Sí. La idea es buena. Espero y pienso que todos registren algo. Ya dije antes también que sería bueno que ahora se registre todo lo que se sabe y conoce, lo que saben sus hijos y lo que saben sus nietos. Yo lo intento y espero tener éxito. Pienso para que quede algo detrás de nosotros” – señaló Vlašić a tiempo de advertir de todas maneras, que los croatas ya viven aquí siete siglos - “Si, siete siglos. Esto no es poco pero tampoco es demasiado. Depende desde que punto de vista se observa. Logramos preservar nuestra lengua, nuestra religión, nuestras vestimentas y nuestras costumbres. Pero este último tiempo llegan cosas nuevas, cosas frescas y cambia todo. Llegan cambios frescos, pero por supuesto hay esperanzas. En los jóvenes queda todo esto” – dijo concluyendo María Vlašić.

Fuente: HRT.