Municipio de Kamanje (Foto: Maja Raguž/HRT) Municipio de Kamanje (Foto: Maja Raguž/HRT)

El municipio de Kamanje es el más pequeño del condado de Karlovac, con un total de 15 km2. Su zona rural abarca siete pueblos: Blog Ozaljski, Kamanje, Mali Vrh Kamanjski, Orljakovo, Preseka Ozaljska, Reštovo y Veliki Vrh Kamanjski. Todos estos pueblos están rodeados de llanuras naturales, bosques y superficies cultivadas con vides, huertas de verduras y frutas. A lo largo del municipio corre el río Kupa, frontera natural con Eslovenia.

"Toda esta zona a orillas del río Kupa no tiene ningún nombre regional; esto no es el Žumberak, ni Kordun, ni Zagorje, a esta zona siempre se la dio en llamar „croata“. ¿Por qué? Simplemente porque estamos en la frontera misma. Del otro lado del río Kupa está Eslovenia, que tradicionalmente llaman Kranjska, y del otro lado del río, está Croacia. Somos Croacia y somos de interés por muchas razones. Puede ser que estemos un poco alejados de grandes centros como lo es Zagreb, que está a unos 70 km, estamos a 20 km de Karlovac, no estamos en las zonas de tránsito más importantes. Por eso, es un lugar un poco olvidado por parte del resto de Croacia, pero esto fue lo que nos protegió en nuestro contexto natural y en cualquier otro contexto, y en realidad no estamos aislados porque hay buenos caminos y vías ferroviarias que datan desde 1913, de tiempos del Imperio Austrohúngaro, que invirtió mucho en caminos, mucho más que cualquier otro país. Así que, para venir desde Zagreb se tarda aproximadamente una hora en coche hasta Kamanje. Llegará a una hermosa zona pintoresca, verde, con un río, con gente agradable y donde pasará un buen momento. Lo que podemos ofrecerle, además de naturaleza y gastronomía, es una amplia variedad de especialidades, desde nuestro conocido cordero hasta vinos de calidad – así que cada persona que quiera visitarnos, tendrá mucho para ver", dice el director del municipio de Kamanje, Damir Mateljan

"En Croacia hay un gran número de municipios pequeños como lo es el nuestro, y en realidad podríamos tener la impresión de que Croacia es un país descentralizado, pero no es así. La gran cantidad de pequeños municipios se debe a que, para llegar a obtener fondos propios, hay que tener estructura de municipio. La gente en Kamanje desde siempre ha sido emprendedora y trabajadora, y han comprendido que, si quieren contar con sus propios recursos, para poder invertirlos en su zona deben tener un municipio. (...) Kamanje es conocido desde siempre porque a su gente le gustan las organizaciones como las de bomberos, de senderismo, asociaciones culturales y artísticas, de fútbol... y justamente esas asociaciones le dan un valor agregado y las caracteriza la unidad y el amor hacia este lugar. Todos juntos intentamos hacer que la vida en nuestro lugar sea mejor y más interesante", agrega el director del municipio.

Por eso, basan su futuro en una vida agradable, y en la diversión. Por ejemplo, en los meses de verano aquí se lleva a cabo el festival DOK - Días del municipio de Kamanje. 

En Kamanje son excelentes en cuanto al empleo. En este municipio no hay desempleados, y también son buenos en atraer dinero de los fondos europeos. Justamente con ese dinero están construyendo el nuevo jardín de infantes, están arreglando el parque arqueológico junto a la gruta Vrlovka. Esta gruta es la base de su oferta turística, cuyo fundamento se basa en la leyenda de Dora y la entrada de los otomanos a estos espacios.

"Justamente desde tiempos de la invasión de los otomanos data una leyenda que tiene una serie de sub variantes, pero que cuenta que, durante un incidente, una mujer del pueblo – Dora – se escondió en la gruta Vrlovka junto con otras personas. Cuando salió de la gruta, Dora reveló a los turcos dónde se escondían los pobladores, así que los atraparon a todos y los hicieron esclavos, junto con Dora. La leyenda tiene un tono ligeramente triste, pero así eran aquellos tiempos. Seguramente, aquellos tiempos no eran mucho mejores que la leyenda misma", explica Krunoslav Mlačak, director del Festival.

La gruta Vrlovka fue habitada en el Neolítico, en el 5000 a.C. Los descubrimientos arqueológicos permitieron concluir que en la plataforma sobre la gruta se encontraba un pueblo que probablemente haya sido el más importante de los alrededores. 

"Por eso  es importante que estas cosas se relacionen arqueológicamente con todo lo encontrado aquí, y para nostoros, en Ozalj, es importante el porqué estos descubrimientos se correlacionan, son idénticos con los encontrados aquí en el peñasco en el que se encuentra la fortaleza antigua, es decir, con los descubrimientos sobre los palacios de Zrinski", explica Stjepan Bezjak, arqueólogo y director del museo de Ozalj. 

Si se decide por visitar Kamanje durante este hermoso otoño, puede hacerlo también en tren, por la vía construida por el Imperio Austrohúngaro, y por la que hoy viajará mucho más lento que a principios del siglo XX. Sin embargo, recuerde que está en días de descanso y disfrute de este lugar natural.

Nota realizada por Maja Raguž.

Traducción y adaptación: Verónica Vlaho.