Ilustración (Foto: Tomislav Miletic/PIXSELL) Ilustración (Foto: Tomislav Miletic/PIXSELL)

Desde el 25 de febrero de 2020, cuando se registró el primer caso de contagio en Croacia, se han registrado un total de 20.993 personas infectadas por el nuevo coronavirus, de las cuales 330 han fallecido, un total de 17.889 personas se han recuperado, de las cuales 307 en las últimas 24 horas.

Actualmente hay 15.912 personas en autoaislamiento. Hasta la fecha se han realizado pruebas a un total de 366.235 personas, de las cuales 5.259 en las últimas 24 horas.

La ciudad de Zagreb registra la mayor cantidad de casos nuevos. El lunes se realizaron 1.139 hisopados en el Instituto de Enseñanza de Salud Publica "Dr. Andrija Štampar" y este martes se confirmaron 84 nuevos casos nuevos de infección por coronavirus en Zagreb. Al mismo tiempo, se impusieron 748 medidas de autoaislamiento. 

"Los resultados fueron positivos en cinco estudiantes de primaria y seis de secundaria. Se determinó el autoaislamiento para 103 estudiantes de escuelas primarias y 145 estudiantes de secundaria" - dijo Zvonimir Šostar, miembro de la Sede de Protección Civil de Zagreb.

Šostar dijo que actualmente hay 935 casos activos y 4.189 personas en autoaislamiento en la ciudad de Zagreb.

Recordamos que la Sede Nacional de Protección Civil anunció este lunes medidas epidemiológicas más estrictas debido al aumento en la cantidad de casos nuevos diarios. Tomó decisiones relacionadas con reuniones de más de 50 personas y dicto recomendaciones especiales para programas culturales, proyecciones de cine, bodas y eventos deportivos.

Del sector gastronómico anunciaron este martes que respetarán todas las nuevas medidas epidemiológicas, entre las que a partir de hoy es obligatorio el uso de mascarilla tanto para los huéspedes como para los empleados, excepto al momento de consumir alimentos y bebidas, en todas las instalaciones gastronómicas, señala el presidente de la Asociación Nacional de Gastronomía, Marin Medak.

La nueva medida clave es para los consumidores que deberán llevar una máscara mientras caminan por las instalaciones, que se la podrán quitar solo al momento de consumir la comida y la bebida, debiendo utilizarla nuevamente al levantarse de la mesa. Esta medida proviene del modelo utilizado en Alemania, donde se mostró como efectiva.