personal médico (Foto: Sanjin Strukic/Pixsell) personal médico (Foto: Sanjin Strukic/Pixsell)

Por su parte, el vice primer ministro, Davor Božinović, afirmó que nuestras vidas están cambiando y que cada vez más tendremos que organizarnos de acuerdo con las instrucciones de los epidemiólogos, no durante las próximas semanas, sino por un periodo mucho más largo.

Se han realizado 3392 pruebas y hay diez pacientes con respirador, siete de ellos en Zagreb, dos en Osijek y uno en Rijeka. La edad promedio de un paciente con respirador es de 61 años. La mayoría de ellos tienen otras enfermedades y son pacientes crónicos. Añadió el ministro Beroš que no hubo un deterioro significativo en la salud de ninguno de los otros pacientes.

El director general del Instituto Croata de Salud Pública, Krunoslav Capak, indicó que permanecen 20 000 personas en aislamiento y 150 en cuarentena, 102 de los cuales son ciudadanos croatas.

“Del total de resultados el 12%  fueron positivos; la edad promedio es 49.24, que es relativamente más joven (57 por ciento son hombres y 43 por ciento son mujeres). En cuanto al sistema de salud, actualmente tenemos 15 médicos de hospital que son positivos: un médico de medicina familiar, cinco especialistas del personal de un hospital, siete enfermeras y un bioquímico que trabaja en un laboratorio”, sostuvo Capak.

El vice primer ministro y ministro del Interior, Davor Božinović, afirmó que el transporte aéreo internacional prácticamente se ha detenido, y el tráfico doméstico en vuelos comerciales se ha minimizado, por lo que al final las líneas comerciales tendrán que cerrar. Sin embargo, otros aeropuertos, a excepción del de Dubrovnik, permanecerán abiertos en caso de que sea necesario que aterricen vuelos.

Al comentar sobre la aglomeración de personas en el transporte público de ZET, Davor Božinović expresó que había hablado con el alcalde de Zagreb y que pensaba que la situación era mejor esta mañana. Agregó que solo los profesionales de la salud y la policía podían ingresar a las primeras líneas de la mañana porque eran los primeros en ir a trabajar.

Comentando sobre la falta de equipo de protección, el ministro de Salud confesó que estaba enojado por el comportamiento de algunas personas maliciosas que agrandaron el problema. Añadió que la situación no era óptima, pero que era mucho mejor que la que se retrata maliciosamente.

“Me informaron que algunos médicos removieron intencionalmente el equipo de protección de los estantes para describir la condición como mala. En cada guerra, hay una quinta columna, quiero decirles a todos que estamos trabajando duro para obtener equipo de protección”, afirmó Vili Beroš, alzando la voz.

Fuente: HRT