Babina Greda. (Foto: Tanja Rau) Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)

Babina Greda se menciona por primera vez en las fuentes escritas, el año 1506, y un continuo desarrollo de la población en esa región, podemos seguir desde la era de los romanos, a través de la Edad Media hasta la actualidad.

Como rústico medioambiente notoriamente preservado, el Instituto Regional para la Protección de los Monumentos Culturales en Osijek, proclamó al pueblo Babina Greda, Pueblo Monumento de Primera Categoría. Esta población vive su florecimiento cultural el siglo XX, se fundan salas de lectura, numerosas sociedades y varias organizaciones y clubes; que hasta nuestros días cultivan el patrimonio histórico cultural de Babina Greda.

Esta típica población “šokačka” de Eslavonia, rodeada por típicos bosques de robles de Eslavonia, por sus pastizales y áreas de pasto; antes se enorgullecía mucho por sus llamados “stanovi” o “asentamientos apartados”; pequeñas empresas familiares agropecuarias en las afueras del pueblo, en las que se trabajaba y se vivía la mayor parte del año; se criaba ganado, aves de corral, cerdos y se realizaban cultivos agrícolas y cosas parecidas.

Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)
Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)

Hoy en día hay en general, hay cada vez menos asentamientos apartados o “stanovi” en Eslavonia y de similar manera en la zona de Babina Greda. Sin embargo sus habitantes se esfuerzan en que esas costumbres de la vida en los asentamientos apartados, que representan a un pueblo valioso y trabajador; como son los buenos caballos, la exuberante oferta de platos típicos, los trajes folclóricos, el famoso “bečarac” o tradicional canto y la conocida hospitalidad; no se pierdan.

De manera especial de todo esto se preocupa la Asociación “Šokadija”, fundada para la preservación y promoción del patrimonio “šokačko”, según afirma su presidente es Ilija Babić - “Esa clase de vida en los asentamientos, es algo muy hermoso. Esa vida, esa tranquilidad, esa alimentación sana, que alguna abuela o mamá sembraron y esas verduras. Y los arboles de frutas que no eran fumigados. En la zona de Babina Greda había 350 asentamientos, ¿puede creerlo? Y cuando llegó la electricidad a los asentamientos, entonces estos comenzaron a desintegrarse. Es cuando llegamos a la idea de fundar una asociación, y nos reunimos unas cincuenta personas en la asociación para promoción y la preservación del patrimonio “šokačko”, llamada “Šokadija Babina Greda”. Esto fue el 22 de abril del año 2002 y ya el siguiente mes de julio tuvimos el primer encuentro de asentamientos. Esto se demostró como una decisión correcta y reunimos a las parejas en matrimonio que antes tenían sus asentamientos, que venían a los concursos. Y cada vez más cocineras nuestras, que querían presentar las especialidades culinarias que nuestras abuelas y bisabuelas cocinaban. Al otro lado, mientras ellas cocinaban, competian los jóvenes en los juegos de pastores” – afirma Babić.

Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)
Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)

“Babina Greda se menciona por primera vez en la historia, a fines del siglo XIII, pero el desarrollo comienza desde la delimitación de las fronteras militares, cuando fueron construidas también las carreteras desde Gundinci a Babina Greda y la que va hacia Cerna. Esto fue construido por María Teresa y también abrió la escuela. El “bečarac” es el canto más alegre en la “Šokadija” en Srijem, en Baranja. El año 2011 el canto “bečarac” fue incluido en la Lista del Patrimonio protegido de la UNESCO, como legado cultural intangible. En ese canto el cantante, el “bečara”; expresa su amor, su dolor y su tristeza, como también su alegría, es decir está tejido con todas las clases de sentimientos y de esa manera nosotros llegamos al “bečar fest”. Quién alguna vez viene a ese “bečar fest”, viene siempre”- continúa Babić.

La conocida canción de Eslavonia que también se canta “u kolu” o en la tradicional rueda, dice: “No hay ni un pueblo sobre Babina Greda”, cuyo significado explica Babić - “Babina Greda es uno de los pueblos más grandes en Croacia y el mayor municipio del catastro que tiene 8 mil hectáreas de áreas de cultivo, de las cuales 1.500 hectáreas son bosques. Babina Greda era una región ganadera, tenía servicios de veterinarios desde el año 1929. El primer potro semental fue traído a Babina Greda para la inseminación de las cuadras de Đakovo, el año 1936. La gente de Babin Gred eran muy conocidos en primer lugar por tener buenos caballos” – concluyó Babić.

Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)
Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)

Las propiedades en Babina Greda antes estaban llenas de caballos. Hoy ya no es como antes, pero la tradición se sigue manteniendo, especialmente a través de la asociación para la cría de caballos, de ya larga tradición en esta zona. Sobre esto nos habla el presidente de la asociación, Đuro Gregorović - “Yo diría que ahora es una obstinación “šokačka” el tener caballo. Nuestra antigua asociación fue fundada el año 1942 y es una de las asociaciones más antiguas en esta zona. Por el momento tenemos alrededor de 75 caballos registrados en la asociación. Cuando la asociación fue fundada, hasta los años 60, la gente trabajaba con caballos, es decir no había mecanización, no había tractores. De manera que usaban los caballos también para el cultivo de la tierra, en realidad para la agricultura. Porque el caballo era a su tiempo, lo que ahora es el tractor. La relación personal que tengo con esto es prácticamente desde que nací. Mi abuela tenía caballos, mi padre también tenía caballos, yo también los tengo. También tengo un hijo que por supuesto aceptó todo esto y ahora en realidad, de mayor manera se ocupa de eso” – destaca Gregorović.

Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)
Babina Greda. (Foto: Tanja Rau)

“Cada día el caballo se debe domar, es decir no hay feriados de Año Nuevo ni de Navidades y Semana Santa. Permanentemente se debe hacerlo todos los días. Por eso yo digo que este es un hobby muy caro. Suele pasar que el caballo se enferma. El caballo se debe atender, se debe herrar, se debe recortar las pezuñas y esas cosas. Todos naturalmente son gastos. Cada caballo se debe amaestrar. Nosotros la mayoría los amaestramos desde los dos años en adelante, para que pueda ir también a diferentes acontecimientos, manifestaciones culturales, a las cabalgatas de las mascaradas de carnaval y para que en realidad, se pueda en adelante trabajar con él. El entrenamiento durante bastante tiempo. El caballo tiene que aprender mucho para poder tener seguridad y confianza en él. Porque él se debe encontrar con todo para que no reaccione y haga algo indebido. Entonces después se gana la confianza del amo. La manifestación de los caballos blancos en Babina Greda, comenzó el año 1981 y dura hasta nuestros días. La realizamos regularmente el segundo domingo del mes de junio” – concluyó de su parte Gregorović.

Fuente: HRT.