Ilustración (Foto: Davor Javorovic/PIXSELL)) Ilustración (Foto: Davor Javorovic/PIXSELL))

Los miembros de sus familias, los representantes de la Asociación de Veteranos y las delegaciones del Parlamento, el Gobierno y las autoridades locales rindieron honor a las victimas.

En este día hace 30 años, el oficial de policía Matija Mičić estuvo presente durante la emboscada terrorista de los agresores serbios, en Borovo Selo.

“Cuando llegamos era exactamente el mediodía. Cuando entramos a Borovo Selo, automáticamente comenzaron a dispararnos desde todos lados, dispararon desde tejas elevadas en los techos y tratamos de arreglárnoslas como pudimos. Fue nuestra primera acción y nuestro bautismo de fuego, y cada uno hizo lo que pudo. Luego llegó una ambulancia del hospital de Vukovar y nos arrojaron una bomba, y los heridos por los francotiradores fueron asesinados, por lo que ni siquiera pudimos salvar a los heridos”, dijo Mičić.

"Todos los años vendremos aquí y rendiremos el debido respeto a aquellos a quienes tenemos que agradecer por vivir en un estado libre y democrático hoy", dijo el ministro del Interior, Davor Božinović, al reflexionar sobre el papel histórico de la policía croata en la Guerra Patria.

"Uno de los crímenes más brutales y encubiertos tuvo lugar en una época que la historia caracterizó posteriormente como la primera fase de agresión contra la República de Croacia", dijo Božinović.

Como se anunció y se esperaba, en la conmemoración de hoy en Borovo Selo se reunió un número menor de participantes que en años anteriores, de acuerdo con las medidas epidemiológicas.