Día de Reyes y Nochebuena ortodoxa (Foto: Ivica Galovic/PIXSELL) Día de Reyes y Nochebuena ortodoxa (Foto: Ivica Galovic/PIXSELL)

Se celebra el día de los Santos Reyes Magos, la Epifanía y el Bautismo de Jesús. Según la tradición cristiana, Gaspar, Melchor y Baltazar eran los reyes o sabios que llegaron a adorar a Jesucristo después de su nacimiento en Belén.

En la cultura tradicional croata, los Santos Reyes Magos marcan el final de las fiestas navideñas. Asimismo, se conserva la costumbre por parte de los croatas católicos de bendecir el agua en esta fiesta de la Epifanía y con esta agua se bendicen también los hogares y las familias.

Por su parte, los creyentes que se guían por el calendario juliano hoy celebran la Nochebuena. Las costumbres relacionadas con ese día aún se conservan en las familias. Si es posible, la persona de mayor edad en la familia este día debe traer ramas de roble del bosque. Parte de las ramas arderá en la chimenea y la otra parte se colocará en el hogar.

En las iglesias ortodoxas, se bendicen las ramas que permanecen en los hogares y son un símbolo de la Nochebuena, símbolo de la vida y el calor que están relacionados con la necesidad primordial de la sobrevivencia humana en la naturaleza. Después de la misa, los ortodoxos celebrarán Navidad, con la antigua felicitación de la Iglesia de Oriente: Mir Božji, Hristos se rodi. Vaistinu se rodi! (La paz del Señor. ¡Cristo ha nacido! ¡Es verdad, ha nacido!).

Por la Navidad ortodoxa, el Consejo de la Nación Serbia y el Consejo de la Minoría Nacional Serbia de la ciudad de Zagreb organizaron una recepción. Al Hotel Sheraton acudieron el ministro del Interior, Davor Božinović, en representación del primer ministro Plenković, quien no pudo asistir este año; el delegado del presidente del Parlamento, Gordan Jandroković, y el de la actual presidenta Kolinda Grabar-Kitarović, así como también los representantes de las comunidades religiosas y de las delegaciones diplomáticas.

En la recepción se partió el pan de Navidad, el llamado Čenica, un pan ceremonial redondo, sin levadura y ligeramente dulce, en cuyo interior se coloca una moneda de plata. A quien le toque el pedazo con la moneda lo acompañará la suerte todo el año. Igualmente, se entregaron los premios anuales del Consejo Nacional Serbio: el Premio Nikola Tesla a la Contribución al Desarrollo de las Instituciones Serbias, el Premio Diana Budisavljević al Humanismo, el Premio Gojko Nikoliš al Antifascismo y el Premio Svetozar Pribićević por el Avance de las Relaciones entre Croacia y Serbia.