La Voz de Croacia

14:59 / 05.08.2021.

Autor: David Rey

Primeros rayos de sol en agosto

Alicia Cortes en Pula

Alicia Cortes en Pula

Foto: - / archivo personal

Entre culturas tan distintas y lejanas, como la boliviana y la croata, hay similitudes, igualdades y sobre todo entendimiento mutuo.

- Mi nombre es Alicia Cortés Soruco, nací en Cochabamba, Bolivia. Vine a Croacia para vivir otra cultura, descubrir un lugar distinto y vivir sola durante un tiempo.

Estando aquí en Croacia, tuve la oportunidad de ver en vida real la historia que tanto me gusta leer. Soy apasionada de las mitologías y la historia antigua, por lo que viajar por Croacia y ver palacios y coliseos romanos fue algo muy emocionante y lindo para mí.

Donde yo nací, el mes de agosto significa festejo. Las calles y los monumentos se pintan de los colores de la bandera boliviana, rojo, amarillo y verde. Suenan los himnos en todas las escuelas. Se habla de antiguas batallas y lejanas glorias. Los símbolos patrios hacen su aparición anual, decorando orgullosos las fachadas de las instituciones estatales - manifiesta la comunicadora social boliviana.


Expresa que el 6 de agosto, el Día de la Independencia, Bolivia descansa.


- Es un día feriado, de fiesta con la familia y amigos. Un día que nos recuerda a nuestro pasado como nación.

Al salir de mi país, no pensé que llegaría a Croacia, donde se festeja no un seis, pero un cinco de agosto, y por razones no tan distintas. Este año, tengo la oportunidad de ver dos festividades diferentes, en países separados por miles de kilómetros, pero que, por una coincidencia, conmemoran sus fiestas patrias en fechas muy cercanas.

En Bolivia, el seis de agosto es el Día de la Independencia. Este año mi país cumple 196 años de libertad. Se recuerdan las batallas libradas, los padres y madres de la patria y el Congreso celebrado para marcar esta fecha. Sin embargo, más allá de la festividad oficial, los bolivianos aprovechan este día para festejar la cultura, la riqueza y la belleza del país - enfatiza Alicia Cortés.


Alicia Cortes en Bolivia

Alicia Cortes en Bolivia

Foto: - / archivo personal

Y destaca que no es extraño encontrar a las personas reunidas, grupos de amigos y familias disfrutando de la compañía.


- Las cocinas llenas de colores e ingredientes, hábiles manos que preparan los platos típicos bolivianos: pique macho, silpancho, majaditos y saices. Alegre música, el dulce charango cantando su melodía. El folclore y las canciones típicas, que hablan un idioma nacional, uniendo bajo su belleza a todos los que tienen la suerte de haber nacido en esta tierra maravillosa.

Esta escena en mi cabeza, siempre brilla con los colores de la bandera boliviana, con música en español, quechua y aymara, al ritmo de la cueca y la diablada. Pero para el lector, tal vez la música suene en el complejo idioma croata. En vez de la suave carne del silpancho, vea la masa de hoja del burek y tal vez, los colores nacionales cambien de amarillo a blanco, de verde a azul, para formar las líneas croatas, orgullosa bandera obtenida con lucha y esfuerzo.

Porque, una vez aquí, me doy cuenta de que las diferencias entre los países del mundo son inventadas. Son ilusiones creadas por otros. En mi Bolivia y aquí en Croacia la gente sabe lo que es esforzarse, lo que es sentirse orgulloso de su tierra y lo que es disfrutar de la riqueza que nuestros países nos han dado - señala Alicia Cortés.


Y felicita a Bolivia y Croacia por sus gloriosos días festivos.


- Porque sin importar la distancia que separa a Europa de América Latina, la fuerza, la valentía y la belleza son idiomas universales. Y los países en cuestión rebosan de estas tres características. Las altas montañas bolivianas, imponentes y frías se comparan con los bellos y profundos bosques croatas. El brillante azul de la costa adriática es hermano de los dulces ríos del oriente boliviano. Y en la gente, veo el mismo amor, la misma voluntad.

El cinco de agosto se celebra en Croacia el Día de la Victoria y Gratitud Patria y el Día de los Veteranos Croatas, conmemorando la Guerra Patria del país. Al día siguiente el seis de agosto, al otro lado del mundo, Bolivia festeja el Día de la Independencia y sus casi doscientos años de libertad. Dos fechas que tal vez para muchos no tengan relación o parecido, pero que son la prueba de una sola cosa: entre nosotros, entre culturas tan distintas y lejanas, hay similitudes, hay igualdades y sobre todo, hay entendimiento mutuo.

Felicidades, a ambos países, en sus importantes fechas. Tenemos mucho en común - escribe en su artículo Alicia Cortés Soruco.


Vijesti HRT-a pratite na svojim pametnim telefonima i tabletima putem aplikacija za iOS i Android. Pratite nas i na društvenim mrežama Facebook, Twitter, Instagram i YouTube!