La Voz de Croacia

08:00 / 31.07.2021.

Autor: David Rey

Marcos Pejacsevich: proyecten siempre

Presentación del libro "Memorias del Viejo y Nuevo Mundo"

Presentación del libro "Memorias del Viejo y Nuevo Mundo"

Foto: la captura de pantalla / youtube

El conde Marcos Pejacsevich presentó en Zagreb la versión croata de su libro, bajo el título Memorias del Viejo y Nuevo Mundo. 

- La idea de escribir mi libro nace en que quiero dejar un legado a mis nietos, que sepan los orígenes de la familia, de dónde viene. Esta fue la base, la idea de escribir mis memorias.

El nombre original del libro es Oid Mortales. ¿Por qué Oid mortales? Porque en el año 1.976 yo fui acusado de haber faltado el respeto al himno nacional argentino. Las primeras estrofas del himno son justamente Oid mortales y por eso puse ese título. Es una historia muy interesante. Más que interesante, tremenda, porque parece un cuento, una historia de Kafka.

A mí me tildaron de yugoslavo comunista, me tildaron de una cantidad de insultos. Saliendo de una fiesta donde se festejaban los 200 años de la independencia de Estados Unidos, me detuvieron al lado de un hotel en Buenos Aires. Me invitaron a entrar y me dijeron que yo había faltado el respeto al himno, que ni siquiera supe que se tocó. Me pidieron el documento, cuando vieron yugoslavo dijeron comunista y cuando vieron el apellido dijeron judío. Judío comunista y naturalizado argentino. Y me metieron en un calabozo.

Y así empieza el libro cuando yo voy a ver al abogado que me defendía, que quería saber quién era yo, que me buscaban todos por una historia absolutamente increíble. Se trata de un libro que los que lo han leído dicen que es atrapante - señala Marcos Pejacsevich.


Marcos Pejacsevich en Zagreb

Marcos Pejacsevich en Zagreb

Foto: David Rey / HRT/GH

El libro tiene originalmente 64 capítulos, cada uno de ellos es una historia diferente.


- Y así voy cotando cómo fue mi niñez, cómo fue mi educación, cómo fue mi llegada a la Argentina, cómo fue mi primer trabajo, qué fue mi primer trabajo. Son todas historias increíbles. Son todas historias que me pasaron, que me salieron del alma para poder contarlas. Gracias a Dios tengo una buena memoria, que me permitió recordar el pasado por completo.

Son 64 historias independientes entre sí. Son 64 historias puntuales de cosas que me pasaron en estos largos 80 años que he vivido. Viví al tiro de la muerte, viví al tiro de varios problemas que tuve. Son historias que hablan fundamentalmente de mi trabajo, de mi labor, de los problemas con los que me enfrenté en los distintos trabajos que tuve. También de las visicitudes de la política argentina.

En el final de mi libro yo hago un comentario específico que en la vida hay que amar y proyectar. Una vida sin amor y sin proyección no sirve. Y así es que pasados los 80 años tengo un nuevo proyeto, que es representar a una empresa croata para vender sus barricas en la República Argentina. Me da una enorme gana de vivir, una enorme gana de seguir trabajando, no solamente para mí, sino para mis hijos y sobre todo para mis queridos nietos. Proyecten, proyecten siempre, porque eso es lo que les va a dar salud, vida y amor - expresa Marcos Pejacsevich.


En Zagreb se presentó la versión croata de su libro, bajo el título Memorias del Viejo y Nuevo Mundo.


- El libro ha sido traducido al croata por el dr. Matija Jerković, a quien yo conocí casualmente en Buenos Aires. Y él se ofreció a hacer la traducción del libro del español al croata, para lo cual consiguió una subvención del gobierno croata, especialmente del Ministerio de Cultura, y tradujo el libro al croata. Y una vez traducido lo presentó a distintas editoriales. Les pareció sumamente interesante y se imprimió el libro.

Y el 28 de julio por primera vez en Zagreb, Croacia, se presentó el libro bajo el título Memorias del Viejo y Nuevo Mundo, traducción fiel del libro original, escrito por mí en Argentina y terminado a fines del año 2020.

Esperemos que el día de mañana sea traducido también al alemán y al inglés. Esa es en principio la intención - enfatiza el conde.


Marcos Pejacsevich y David Rey

Marcos Pejacsevich y David Rey

Foto: David Rey / HRT/GH

Marcos Pejacsevich nació en el seno de una de las familias nobles más importantes de Croacia. Cuando era muy pequeño, su familia se fue a vivir en Argentina.


- En Argentina mi padre dejó atrás todo lo que era la nobleza y todo lo que era Croacia, porque nunca aceptó ser yugoslavo, ni nada de lo que pareciera con el comunismo. Razón por la cual nuestra educación fue una educación en la Argentina, en un continente en el cual no se conoce la aristocracia, porque no existe la aristocracia allá en Argentina.

En 1996, cuando en Croacia se hizo la ley de las restituciones, este país cambió en una forma notable, en positivo. Y cada vez que vengo, veo un país creciente, un país que evoluciona y que comienza a buscar también las raíces de la tierra de Croacia.

Tal es así que, por jemplo recientemente estuve con mis nietos en Eslavonia, en Našice, el lugar donde yo nací. Ellos quedaban impresionados por el respeto que siente la gente por la familia. Lo que más me impresionó fue la misa en la iglesia de Našice, en la cual el sacerdote dio un sermón en idioma alemán, idioma que yo domino porque hablaba con mi madre en alemán. Dijo por lo menos 8 veces gracias familia Pejacsevih. Me impresionó. La familia debe haber hecho algo para que un sacerdote franciscano nos diga 8 veces gracias - destaca el conde croata.


Marcos Pejacsevich fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de Našice.


- El año 1996 iniciamos el proceso de recuperación de los bienes confiscados. Yo podría decir que practicamente todo fue restituido a la familia. Se restituyeron los bosques, 2 castillos y también los lagos que pertenecían a la familia.

El parque que rodea el castillo no fue restituido, porque la ley preveía que lo que no se puede dar en natura se da en bonos, recibimos unos bonos en compensación por el parque. Lo cual fue una pena, porque si ese castillo lo hubieran devuelto con el parque, yo hubiera hecho por ejemplo un hotel resort en Našice.

Bueno, los años pasaron. Eran 2 castillos, uno lo doné a la ciudad de Našice, el otro se vendió por poco dinero. Y con gran emoción vi que están renovando totalmente el castillo y que terminarán más o menos a fines del año próximo, tal como era el día que se hizo. Lo cual me pone muy contento de saber que ese castillo donde yo nací va a volver a ser lo que era el año 1840 - concluye el conde Marcos Pejacsevich.


Vijesti HRT-a pratite na svojim pametnim telefonima i tabletima putem aplikacija za iOS i Android. Pratite nas i na društvenim mrežama Facebook, Twitter, Instagram i YouTube!