La Voz de Croacia

07:50 / 26.07.2022.

Autor: David Rey

Colección de poemas de Marina Katinić

"Alfabetización de la lluvia"

"Alfabetización de la lluvia"

Foto: Marta Vukić / archivo personal

Marina Katinić Pleić publicó su cuarta colección de poemas, Alfabetización de la lluvia. Tiene familiares en Chile, por lo que espera algún día recorrer el camino de sus ancestros.

- Mi nombre es Marina Katinić Pleić, nací en 1984. Escribo poesía desde la infancia y recientemente publiqué mi cuarta colección de poemas, Alfabetización de la lluvia. Mi hogar es Croacia, pero mi clima, mi hogar más amplio, es el Mediterráneo.


Comprendo bien la lengua del Mediterráneo, su mentalidad, sus colores, olores, códigos de comunicación. Pasé mi infancia en Istria, luego me enamoré de Dalmacia y, en cierto modo, si voy a Italia, España, la costa de Francia, Grecia o Macedonia, siento que es mío, que todo lo entiendo bien. Todavía no he estado en Portugal y solo he pasado por Montenegro, pero tengo la sensación de que la experiencia sería la misma allí. Así como fue recientemente en el norte de Egipto.

Marina Katinić y David Rey

Marina Katinić y David Rey

Foto: Marta Vukić / archivo personal

¿Qué es la poesía?


Es la lengua materna de la humanidad. La Sagrada Escritura, las fórmulas mágicas, canciones en ocasión de todos los eventos importantes, todo esto es poesía. Hoy en día se coloca principalmente en el escenario, pero ella siempre vive porque el hombre vive de ella.


Cuando me preguntan cómo se crea una poesía, suelo decir que es un registro de la voz interior que escuchamos dentro de nosotros mismos después de las experiencias vividas. Para poder escribir hay que vivir, experimentar profundamente el mundo y ser consciente de él, sentirlo, amarlo.

Una de las mejores maneras de hacer esto es viajar. Viajar es uno de los mejores catalizadores para escribir. Así, durante un viaje el amor me habló en español . Y, por supuesto, se crearon muchas poesías - dice Marina Katinić.

Marina Katinić

Marina Katinić

Foto: Marta Vukić / archivo personal

La poetisa habla de sus ancestros ​​y la ramificación del linaje en Chile, la tierra de los poetas.


- Como era de esperar, parte de mis raíces es precisamente de Dalmacia, de Supetar en la isla de Brač. Mi madre obtuvo esta información de su tío Ivan, que tiene 89 años.


Mi bisabuelo materno, Anton Hržić, nació en 1898. Sus padres, mi tatarabuela y mi tatarabuelo, se llamaban Lukrecija y Jerko (Jeronim). Tuvieron cuatro hijos, tres varones Anton, Aga (Augustin), Bepo (Josip) y una hija, Jelica.


Los isleños son personas muy ingeniosas, económicas y trabajadoras, especialmente antes del desarrollo del turismo, cuando vivían de la pesca, la navegación y la agricultura.


Aproximadamente entre 1910 y 1915 se produjo la primera oleada migratoria de nuestra gente procedente de Dalmacia. Entre ellos, Bepo, el hermano del bisabuelo, se fue a Chile. Vivía en Santiago, se casó con una chilena y mantenía correspondencia regular con sus hermanos en Dalmacia. Es interesante que en ese entonces en Brač era costumbre dar a los niños los nombres de sus abuelos paternos, y luego los nombres de sus tíos. Así, Bepo nombró a sus primeros tres hijos Jerko, Lukrecija y Antun, y tuvo otros hijos.


Ago se mudó a Rijeka y allí se casó con una dálmata, Milka. Por su parte Antun consiguió trabajo en un barco fluvial que navegaba por el Danubio y el Sava a lo largo de lo que entonces era Austro-Hungría, donde conoció a su futura esposa, mitad austriaca, mi bisabuela Maria VogelDespués de la muerte de Lukrecija Hržić, mi tatarabuelo Jerko se volvió a casar con una mujer llamada Kata, con quien tuvo dos hijos, Božo y Roko - señala la poetisa.

Presentación de la colección de poemas

Presentación de la colección de poemas

Foto: Marta Vukić / archivo personal

Marina menciona los datos familiares más interesantes.


- Según Ivan, el tío de mi madre, cuando Salvador Allende ganó las elecciones en Chile, los hijos de Bepo empezaron a involucrarse en la política. Pero en 1973 el general Pinochet instauró una dictadura y comenzó la persecución de los opositores políticos.


Entonces, los hijos de Bepo querían volver a Brač, a Croacia. Sin embargo, según cuenta Ivan, tal como sucede en los cuentos de hadas y también en la vida real, Kata, la segunda esposa del tatarabuelo, obtuvo de su esposo un testamento según el cual sus hijos Božo y Roko heredaban todas las propiedades. Antun, Bepo, Ago y Jelica se quedaron sin herencia familiar, decepcionados y enojados por el giro de los acontecimientos.


Así que los descendientes de Bepo no regresaron, porque no tenían trabajo ni propiedades en Croacia. Desafortunadamente, mi familia no mantuvo contacto con ellos. Todos nuestros familiares de Brač ya fallecieron, y recién tenemos que buscar a los parientes chilenos - enfatiza Marina Katinić.

Marina Katinić

Marina Katinić

Foto: Marta Vukić / archivo personal

Sobre qué escribir sino sobre el amor.


 - Cuando el 2017 estudiaba español en el Instituto de Lengua y Cultura Españolas, el curso lo impartía una profesora maravillosa, la chilena Alejandra Peña Kovačić. Me sorprendió gratamente saber que su bisabuelo también emigró de Brač a Chile. Hablaba bien el croata y quería quedarse en Croacia, pero como abogada no pudo encontrar trabajo. Por lo que regresó a Chile.


Una cosa es cierta: Chile es la tierra de los poetas, así lo llaman. Por lo que espero algún día recorrer el camino de mis ancestros ​​y escritores, entre los que se encuentran Pablo Neruda y Gabriela Mistral, pero también Mihovilović y Brnčić.


No todos los amores acaban en la convivencia a lo largo de la vida, pero sí en la poesía. Empecé a aprender español por el amor que dejó una huella en mi vida y en mi poesía. Por otro lado, el amor por la naturaleza es lo que impulsa mis poemas: lo biológico opuesto a lo técnico, lo orgánico opuesto a lo mecánico, lo total opuesto a lo fragmentario, lo primordial opuesto a lo temporal, lo verdadero opuesto a lo aparente.  Los fenómenos naturales se convierten en símbolos con los que comprendemos la realidad y expresamos nuestros pensamientos. Espero que mi poesía inspire a todos los que la escuchan y la leen a admirar las palabras y experimentar profundamente el mundo - concluye la poetisa croata Marina Katinić Pleić.

Vijesti HRT-a pratite na svojim pametnim telefonima i tabletima putem aplikacija za iOS i Android. Pratite nas i na društvenim mrežama Facebook, Twitter, Instagram i YouTube!