(Foto: Facebook.com) (Foto: Facebook.com)

La receta para buen canto es sencilla – sol, mar, Dalmacia, amistad, amor, tradición y varias voces potentes. Y cuando a todo esto se le suma la bevanda (bebida tradicional), el canto de Klapa no tiene fin. Hasta altas horas de la noche se cantará sobre el olivo, el antiguo campanario, el primer amor, el padre y la madre, el lugar de nacimiento, el mar, la partida, el retorno y sobre todo aquello que hace sufrir al alma dálmata.

El fenómeno del canto a capela Klapa es conocido desde el siglo XIX. El reconocible estilo de canto apareció durante el tiempo del desarrollo de las ciudades y poblaciones dálmatas y la aparición de los primeros coros eclesiásticos y civiles organizados, de la música citadina de viento, los conjuntos de músicos de tamburica y de orquestas, influyó directamente en la creación  y el canto tradicional dálmata.

Klapa Vinčace de Novi Vindolski (Foto: facebook.com)

El canto de Klapa toma su origen del canto gregoriano y del canto eclesiástico y toma su mayor importancia con el comienzo del Festival de Klapa de Omiš, donde por primera vez se concretizan el concepto y la palabra Klapa, explicó el director del Festival de Omiš Mijo Stanić.

La raíz de la palabra Klapa, proviene de la palabra italiana capulata, que significa sociedad, asociación o un grupo enlazado por una relación fuerte. Mientras que el Diccionario Croata describe el concepto de Klapa como una agrupación o sociedad de cantores de canciones populares o composiciones inspiradas en temas populares dálmatas. El músico etnólogo Joško Kaleta afirma que nuestros marineros, que llevaban vino a Trieste, escuchaban como cantaban los vecinos del norte y como el canto de las reuniones de amigos se trasladó a las plazas de Trieste y a los muelles de la costa Adriática.

Junto a una íntima amistad, las empresas conjuntas y otros intereses se cultivaba el amor por las canciones y la musicalización conjunta. Los pescadores y campesinos cantaban para satisfacer su espíritu, junto a los comerciantes, microempresarios, alumnos y estudiantes en las konobas.

Además de cantar para sí mismos, cantaban también para los demás y una canción especial estaba dedicada a las turistas, a quienes los conquistadores dálmatas mostraban su preferencia y con la que las invitaban a retornar el verano siguiente a la costa croata.

Al inicio la Klapa describía aun grupo de 5 o 7 cantantes, mientras que ahora incluye también a un grupo mayor, subrayó Stanić. El canto de Klapa habla sobre el lugar de origen de la sardina, los islotes, Dalmacia, el mar, la costanera, el amor, la mujer amada, que son los temas eternos de las canciones populares, indicó Stanić. La forma de cantar de la Klapa es descrito como canto a capela, polifónico, en el que la voz más alta es la primera y en el que la voz conductora es ejecutada por una sola persona y se canta prevalentemente de forma homófona.

Klapa Stine de Zagreb (Foto: facebook.com)

El carácter, el contenido musical y los estilos del canto de Klapa han cambiado con el paso del tiempo y han asumido libremente influencias externas, cosa que explica la actual popularidad del canto de Klapa, especialmente en las generaciones más jóvenes.

"La Klapa es un círculo y su centro está en Omiš"

"Todo comenzó el año 1966, cuando en la terraza de un hotel de Omiš se reunieron varios grupos de Klapa de Dalmacia. Eso no se considera como un año del festival, sino como la primera reunión de grupos de Klapa en Omiš, pero inmediatamente fue reconocido como un encuentro de mucha importancia para el patrimonio croata cultural y nacional" - narró Stanić.

A diferencia de las otras manifestaciones, encuentros y festivales, el Festival de Klapa en Omiš es de caracter competitivo. Por supuesto que está determinado con un reglamento quién puede y quién no puede cantar en el escenario de Omiš. Está determinado el número de cantantes, de ejecuciones, el orden de los participantes con el primer tenor en el extremo izquierdo y el canto exclusivo a capela. El jurado evalúa las presentaciones y el premio siempre ha sido el reconocimiento mas importante del festival. El festival dura todo el año, desde la clasificación, la organización, la competencia previa, hasta la noche principal del festival.

Después de varios años de realización del festival se tomó en cuenta el cuidado de nuevas composiciones, se incentivó a los músicos etnólogos al estudio del patrimonio y a la composión de nuevas canciones. Stanić explicó que la historia del festival se extendió rápidamente. "El año 1968 la Televisión de Zagreb trasmitió la noche final del festival. Durante estos cincuenta años también los medios nacionales y locales han seguido el festival, de manera que a mediados de los años 90 comenzó el auge en el número de los grupos de Klapa y no sólamente en Dalmacia sino también en toda Croacia".

Durante los últimos quince años ha aparecido una serie de nuevas noches de competencias, la noche del canto original, de los grupos mezclados de Klapa, la Klapa de debutantes y de tres a cuatro noches de eliminatorias para la participación en la final. Este año hay doce noches de competencia y de revista, y el festival de Omiš se ha extendido a Bol en Brač y a Blato en Korčula, donde se realiza la noche de los grupos mezclados de Klapa.

El gran significado que tiene el festival para la Klapa es explicado mejor por las palabras de uno de los autores de los textos de las composiciones de Klapa más fecundos y cantados, Jakša Fiamengo. "La Klapa es un círculo y su centro está en Omiš". En Omiš el río Cetina desemboca en el mar. Es el lugar donde se mezclan dos mundos, dos visiones del mundo, la del agua dulce que llega en el río y la del agua salada del mar que recibe al río y fluye a todo el mundo.

El Ministerio de Cultura de la República de Croacia, con su inscripción en el Registro de los Bienes Culturales, ha reconocido a la Klapa como herencia cultural no material merecedora de su promoción pública. En 2012 el canto de Klapa fue inscrito en París, en la lista representativa del patrimonio cultural no material de la humanidad de la UNESCO.

El museo de Klapa

Con los 50 años en Omiš están relacionados también tres grandes proyectos: la inauguración del museo del festival, la elaboración de una monografía y una emisión documental. "El museo no está en un lugar permanente y de hecho no tiene el estatus de museo, sino de exposición permanente. En una parte está la tienda de souvenires y en la mayor parte del museo han sido colocadas fotografías, documentos, imágenes. En dos computadoras se pueden ver imágenes, videos y materiales de audio del pasado", explicó Stanić.

Se ha puesto atención a las personas que han contribuído al desarrollo del festival y a los grupos de Klapa de la ciudad. La autoras del museo es Matea Brstilo Rešetar y la diseñadora de la exposición es Nikolina Jelavić Mitrović. La promoción de la monografía se preparó para julio, mientras que el filme documental se convirtió en una serie de siete episodios, que será proyectada en otoño en HRT.