Ratko Mladić (Foto: HRT) Ratko Mladić (Foto: HRT)

La sentencia de cadena perpetua dictada por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, determina que Ratko Mladić compartía la intención y el objetivo criminal de exterminar a los bosnios musulmanes durante la guerra en Bosnia y Herzegovina (1992-1995).
Mladić fue acusado por el Tribunal de La Haya en julio de 1995, tras el genocidio de Srebrenica, en el que fueron asesinados unos 8.000 bosnios musulmanes y otros miles sufrieron saqueos y violaciones.

En base a cientos de declaraciones de testigos, de imágenes y fuentes escritas, Mladić fue acusado de genocidio, crímenes de lesa humanidad y violaciones de la Ley de la guerra.

"Los crímenes cometidos se cuentan entre los crímenes más terribles conocidos de la humanidad y entre ellos se encuentran el genocido y el exterminio como crimen contra la humanidad. Por motivos que se indican en la sentencia, el Consejo de Apelaciones considera que la mayoría de los elementos que la defensa argumenta como circunstancias atenuantes, en realidad no tiene ningún valor o lo tiene muy poco. Por esos crímenes perpetrados, el Consejo condena a Ratko Mladić a la pena de cadena perpetua" - sentenció el magistrado del Tribunal Penal Internacional de La Haya, Alphons Orie.

La sentencia de cadena perpetua dictada a Ratko Mladić por crímenes de guerra en Bosnia y Herzegovina es el veredicto de primera instancia al comandante de guerra de los serbios bosnios, que además del genocidio cometido en Srebrenica, es acusado también por otros graves crímenes cometidos contra bosnios y croatas durante la guerra en Bosnia y Herzegovina.