Fue uno de los científicos y eruditos más destacados que vivió en la emigración (Foto: brajnović.info) Fue uno de los científicos y eruditos más destacados que vivió en la emigración (Foto: brajnović.info)

Este grandioso del periodismo europeo y mundial es uno de los fundadores del Instituto de Periodismo de dicha Universidad y autor de uno de los primeros manuales de la ética periodística en la región de Europa. Estudió filosofía y literatura en Zagreb y en Madrid y derecho en Pamplona, donde también obtuvo el doctorado. España lo elogia como un destacado intelectual que logró una carrera extraordinaria en las áreas de comunicología y deontología periodística.

Nació en Kotor, en Zagreb hizo prácticas de periodismo y conoció a Ana, el amor de su vida. En Pamplona se convirtió en "El Maestro", fue literato, poeta y ante todo amigo.

Nació en Kotor el 13 de enero de 1919 (Foto: brajnovic.info)

Maestro y amigo    

Durante casi treinta años escribió la columna de política exterior en el períodico Diario de Navarra, en el que escribió más de seis mil columnas en total. Al mismo tiempo, editó la revista Nuestro Tiempo, colaborando también con algunas otras revistas en España, Portugal y México. 

"Tuve la suerte de ser su colaborador durante diez años en la Cátedra de Ética y Deontología Periodística en la Universidad de Navarra. Fue mi profesor universitario y mi amigo. Continúa siendo para mí mi maestro de vida" – dice el profesor dr. Norberto González Gaitano de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz que colaboró con Luka Brajnović desde 1981 hasta 1991, como asistente en la Cátedra de Ética y Deontología Periodística en la Universidad de Navarra.

Meta del régimen

Brajnović fue apresado tanto por los fascistas como por los partizanos. Por primera vez visitó su ciudad natal Las Bocas de Kotor el año 1941, y él mismo no podía comprender porqué lo habían arrestado. Suponía, escribió en sus memorias, que la razón fue la publicación de un artículo sobre el líder Benito Mussolini, como un "dictador hosco y mediocre".

"Los partizanos lo apresaron y lo condenaron a ser fusilado, cosa que evadió gracias a un funcionario que lo conocía. Incluso ya se había preparado su propia tumba" - dijo su hija Elica Brajnović de Leachy, actual consul honoraria en España.

Cónsul honoraria de Croacia en España Elica Brajnović de Leahy con su hermana, la periodista Olga Brajnović. (Foto: Dalibor Urukalovic/PIXSELL)

Con un pasaporte blanco en la bolsa

Le fue difícil aceptar la recomendación de las personas cercanas a él de abandonar el Estado de entonces. La primera estación fue Klagenfurt, después Treviso, Bolonia y Roma, donde se inscibió en Medicina en la Universidad La Sapienza.

Llegó a España en 1948 con pasaporte de la Cruz Roja, color blanco, que señalaba a las personas no relacionadas con algún crimen.

Fue un profesor muy apreciado en Navarra (Foto: wikipedia.com)

Fue el único de los tres hermanos Brajnović que sobrevivió la Segunda Guerra Mundial. Su hermano Tripo falleció durante la guerra y su otro hermano, el sacerdote Ivo Brajnović, junto a otros 23 sacerdotes fue fusilado en la isla Daksa, junto a Dubrovnik.

El amanecer de una nueva vida  

Junto a Franjo Hiacinto Eterović, filósofo croata y enciclopedista, inició la revista "Osoba i Duh" (La persona y el Espíritu) y fundó también la biblioteca editorial "Osvit". 

"Posiblemente ninguna persona que haya debido abandonar su ciudad natal, su lugar de origen y su país, ha recibido una valoración tal a nivel internacional como la recibió Luka Brajnović. Me atrevo a decir que posiblemente en el siglo XX hay pocas personas, en el plano intelectual o en cualquier otra carrera, que llegaron más alto y más lejos que Luka Brajnović" – dijo sobre el gran intelectual el sacerdote Branko Sbutega, uno de los mayores luchadores de los derechos de la minoría croata en Montenegro. Ambos fueron reconocidos con la condecoración de la Orden de la Estrella Lucero de Croacia que se otorga por especiales contribuciones en el ámbito de la cultura. 

Luka Brajnović murió el año 2001, sólo unos dias después de la conmemoración de San Trifón, el protector de Kotor, de donde proviene la dinastía de los Brajnović.

Brajnović en su ciudad natal, Las Bocas de Kotor (Foto: brajnovic.info)

Durante su vida aceptó con dificultad el deseo de sus estudiantes y colegas de que el mayor reconocimiento de periodismo llevara su nombre. Sin embargo en 1996 fue otorgado el primer premio "El Premio Luka Brajnović de la Comunicación". Este reconocimiento durante los últimos veinte años lo han recibido grandes nombres del mundo de los medios y fue otorgado de forma póstuma también al periodista croata Siniša Glavašević el año 2001 por sus informes desde la ciudad de Vukovar mientras estaba ocupada por las fuerzas enemigas.