Foto: Glas Hrvatske Foto: Glas Hrvatske

Hungría es uno de esos países de Europa cuya historia se relaciona ampliamente con la historia de los países vecinos y las naciones de toda la región geográfico-política. Es uno de esos países en los que las minorías viven desde hace siglos y donde la presencia étnica es parte de la organización estatal. En base a la Ley de minorías nacionales y étnicas de 1993, se considera minoría todo grupo nacional que vive de forma autóctona en territorio húngaro desde hace por lo menos un siglo, que es menor en cantidad respecto de la población del país, cuyos miembros son ciudadanos húngaros y se diferencian del resto de la población por su propio idioma, su cultura y su tradición, pero expresan al mismo tiempo una conciencia de afiliación común.

Teniendo en cuenta que los croatas y los húngaros están unidos por un pasado común y un presente europeo, los croatas de Hungría constituyen una de las minorías nacionales y étnicas reconocidas, cuya presencia en dicho país data desde la Edad Media. Los croatas llegaron a Hungría en diferentes etapas históricas, la mayoría en olas de refugiados y exiliados, especialmente en tiempos de las conquistas turcas, entre los siglos XV y XVIII, y más tarde, en busca de trabajo o educación, instalándose en propiedades de terratenientes o en las grandes ciudades. 

(Foto: wikipedia.com)

Aunque a través de la historia los húngaros y los croatas se relacionaban frecuentemente debido a situaciones económicas difíciles o catástrofes naturales debido a las que los croatas dejaban su patria, con el comienzo del siglo XXI estas dos naciones se relacionaron a través de eslabones "más modernos" como lo es el turismo.

En 2005 se inauguró el Centro cultural y educativo en Vlašići, en la isla de Pag, que el gobierno de la República de Croacia, en calidad de propietario del inmueble, entregó en usufructo durante un periodo de veinte años a la comunidad organizada croata de minoría en Hungría. El inmueble puede recibir hasta 150 invitados y cuenta con habitaciones, apartamentos, cocina, estacionamiento y contenidos adjuntos.

(Foto: wikipedia.com)

En este espacio de descanso en Pag se llevan a cabo, desde hace años, diferentes programas – educativos, ecológicos y folklóricos, y el Centro es de significación e importancia especial para la minoría nacional croata en Hungría, que coloca el acento en la educación de los jóvenes en el campo del idioma y el patrimonio cultural croata. Con el objetivo de la unión de Croacia y Hungría a través del turismo, las "Jornadas de los croatas en Hungría" se llevaron a cabo por primera vez en el año 2000 en Sambotel y, desde entonces, se organiza tradicionalmente cada año en una región diferente. 

En primavera de 2017, durante la manifestación de tres días de duración en Budapest, por primera vez se presentó el proyecto "El mercado croata" en el marco del que treinta productores de Dalmacia, Eslavonia, Istria y Kvarner, y de Croacia central presentaron sus productos. Este evento atrajo la atención de numerosos habitantes de Budapest que hacen sus compras en el mercado de Nagy Vásárcsarnok, y también de turistas que casi obligatoriamente visitan esta atracción histórica excepcional protegida en su forma original, que data de 1896.

Para este proyecto conjunto de promoción turística y gastronómica de la República de Croacia se enviaron desde nuestro país productos tradicionales – kulen y jamón crudo, chicharrones y panceta, pescado en conserva y verdura, mermeladas, quesos, aceites de oliva y de zapallo, vinos, licores, miel, especias y productos de canabis. La manifestación fue inaugurada por el ministro de Turismo, Gari Capelli, quien destacó que el objetivo de la misma es la promoción de alimentos originales croatas de calidad como parte de la oferta turística, y para la que los turistas húngaros demuestran cada vez mayor interés. 

¿Cuántos croatas viven en Hungría? 

Según datos de la página oficial de la Oficina Central Gubernamental para los Croatas fuera de la República de Croacia, en el último censo llevado a cabo en 2011 un total de 26.774 personas se declararon croatas y, en base a diferentes indicadores estadísticos y estimaciones, en la actualidad viven cerca de 50.000 croatas en Hungría, concentrados en varios territorios divididos según los numerosos grupos étnicos croatas. 

En Pomurje viven los croatas de Pomurje, en Podravina los de Podravina, mientras que la mayoría de los croatas de Baranja se asentaron en las ciudades de Šikloš, Mohač y Pečuh. La conocida atracción turística de la ciudad de Mohač es en realidad "visita", "procesión" o busójárás, una antigua costumbre de los croatas que data de las creencias paganas, y que adoptaron los cristianos que, en vísperas del Miércoles de Ceniza, se disfrazan con máscaras antiguas tradicionales y piel de cordero.

La leyenda dice que los turcos quisieron conquistar Mohač, pero lo evitaron unas espantosas figuras enmarscaradas que los atacaron con mazas desde la isla de Mohač. Las costumbres de los croatas de Mohač fueron traídas desde su patria ancestral, poblando estos lugares a principios del siglo XVII. Esta en particular fue el primer bien cultural húngaro inscripto en 2009 en la lista del patrimonio cultural mundial no material de la UNESCO. 

En Pečuh y sus alrededores viven los croatas del grupo de los bosnios, más conocidos como bosnios de Baranja o croatas bosnios que llegaron desde Bosnia en los siglos XVI y XVII, cuando dicho territorio se encontraba bajo la autoridad turca. De la gran cantidad de croatas de Bosnia en Pečuh da testimonio el hecho de que, en dicha ciudad, en aquel tiempo existía el "barrio bosnio".

El etnógrafo croata de Hungría, Đuro Šarošac, en su trabajo de 1973, procesó los pueblos del sur de los alrededores de Pečuh que, según su investigación, están poblados por croatas de Bosnia, y que son: Ata, Kukinj, Nijemet, Udvar (distrito de Pečuh), Pogan, Salanta, Semelj y Sukit. Los croatas de Bosnia constituyen un enclave hablado, ya que usan el dialecto croata de Pečuh y hablan con una variedad lingüística del nuevo štokavski, un dialecto arcáico de Bosnia oriental del idioma croata. 

En las ciudades Baja, Aljmaš y Kalača, de Bačka, existe una comunidad de bunjevci y de croatas raci. Los croatas raci constituyen un grupo étnico cuyo centro son dos pueblos: Baćini y Dušnok, al sur de la ciudad de Kalača. Se trata de croatas que provienen de los alrededores de Vinkovci, y cuya habla es un dialecto eslavón de la variedad lingüística del štokavski.

Con el tiempo, todos los que hoy en día llevan ese nombre aceptaron la denominación raci, aunque hayan pertenecido a diferentes grupos étnicos de Bunjevci y Šokci. Constituyen el grupo de menor número de croatas en Hungría, y su habla contiene la mayor cantidad de arcaísmos. En el siglo XIX, el obispo de Kalača y primer renacentista nacional de los croatas de Bačka, Ivan Antunović, escribió que "los bunjevci y los šokci se llamaban antes de muchas maneras distintas y considera que ninguno de esos nombres, ni siquiera rac, no debería avergonzarlos", y agregó que a estos últimos cada vez más les gusta llamarse croatas. 

Los croatas viven también a lo largo de la frontera húngaro-austríaca, entre los que los croatas de Gradišće son los más conocidos, pero también los hay en ciudades de Hungría occidental: en Šopron, Jur, Sambotel y Kiseg. 

(Foto: wikipedia.com)

En las costas sur del lago Balaton existen croatas que se llamaban toti. La palabra húngara Tóth se utilizaba para los eslovacos o eslavos en dicho país. Recibieron dicho nombre por una de las denominaciones húngaras para Eslavonia, Tóthorszag. Los croatas de las cercanías de Balaton fueron registrados en los pueblos  Tótgyugy, Táska, Sentpal y Budžak. Hablaban con la variedad lingüística štokavski del idioma croata y del dialecto eslavón. Según el historiador croata Đuro Vidmarović, hoy están totalmente asimilados a los húngaros, pero todavía existían hasta los años 70 del siglo pasado. 

Al norte de Budapest, en la ciudad de Senandrija, viven los dalmatini, quienes están presentes en dicho lugar desde mediados del siglo XVI. En  la actualidad, la mayoría se asimiló a los húngaros, pero mantuvieron la conciencia de su origen y protegen sus costumbres. La fiesta tradicional de esos croatas era el día de San Juan Bautista (Ivanjdan), que dejó de celebrarse en los años treinta del siglo XX, bajo la gran presión de la magiarización. Recién a partir de 1975, por mérito de la croata de Senandrija, Eva Drobilić, esa costumbre, así como la antigua costumbre croata "dodole" y "el entierro dálmata" nuevamente se conmemoran tradicionalmente en su forma original. En 1998 falleció la última persona, Marica Valentin Pivarček, nacida en 1908, que todavía hablaba fluentemente la lengua de sus ancestros. En la actualidad, las personas de más edad saben alguna palabra u oración corta, pero el croata todavía se escucha en las iglesias, donde unas cuarenta personas cantan y rezan cantos y oraciones que para ellos ya son incomprensibles. 

Al sur de Budapest se registraron croatas bajo el nombre de ilirios, pero debido al proceso de asimilación, sus descendientes se declaran húngaros. Viven en los pueblos de Erčin y Tukulja, y se consideran unos de los primeros nobles Bunjevci en Hungría. 

Organización de los croatas de Hungría 

El cuerpo político y administrativo legítimo de los croatas en Hungría es la Autonomía Estatal Croata, fundada en 1994 después de que el parlamento húngaro aprobara la Ley sobre los derechos de las minorías nacionales y étnicas, en la que previó el derecho constitucional de las minorías de fundar autonomías locales y de minorías.

La Autonomía Estatal Croata es representada por la Asamblea, cuyos miembros tienen un mandato de cinco años, y desde 2007 está compuesta por 39 delegados, 10 de Gradišće, 5 de Budapest, 5 de Bačka, 5 de Zala, 11 de Baranja y 3 de Podravina. Actualmente lo preside Ivan Gugan. Como cada minoría nacional reconocida por ley en Hungría, la comunidad croata cuenta con su representante en el parlamento, y ese cargo de vocero es desempeñado por el vitivinicultor premiado de Pečuh, Mišo Hepp. 

Durante largos siglos, todos los grupos étnicos croatas en Hungría enriquecieron, no sólo su cultura sino también la húngara. Justamente por esa razón, la Autonomía Estatal Croata, en cooperación con la Unión de Croatas en Hungría, la asociación cultural cumbre con una red de asociaciones regionales fundada en 1990, publica el semanario Hrvatski glasnik, mientras que la AEC publica además, de manera independiente, el Hrvatski kalendar y la publicación trimestral Bilten, su medio oficial. El presidente de la Unión de Croatas en Hungría es Joso Ostrogonac. 

Los medios croatas, las asociaciones y la educación de los jóvenes 

La AEC y la UCH fundaron Croatica en 1999, una empresa sin fines de lucro para la cultura, la obra informativa y editorial, con sede en Budapest. Con este hecho, los croatas han pasado a ser la primera minoría en Hungría que cuenta con su propia casa editorial. El fundamento del programa editorial de Croatica es la edición de manuales, periódicos, obras literarias de escritores croatas, compilaciones de obras, monografías, y desde 2000 sale la serie Los escritores croatas en Hungría.

En 2005, Croatica fundó la "Radio Croatica", a través de Internet. En Pečuh funcionan la redacción croata de la Radio Húngara y la redacción croata de la TV Húngara, que preparan programas en idioma croata. Además, en Pečuh funcionan instituciones significativas de los croatas en Hungría: el Instituto Científico de los Croatas en Hungría, el Club Croata "August Šenoa" y el Teatro Croata, el único teatro profesional croata fuera de la República de Croacia. 

Las demás instituciones y asociaciones croatas de relevancia son la Sala Católica de Lectura de los Bunjevci, en Baja; el Museo de Base, en Mohač; la Asociación de Periodistas Croatas; la Asociación húngaro-croata; el Círculo Literario Croata, y la Asociación de la Juventud Católica Croata. Existen también bibliotecas básicas, clubes croatas en Baja, Mohač, Pečuh, Budapest, Koljnof y otras ciudades; asociaciones culturales y artísticas, coros y conjuntos de támburas. En el pueblo de Prisika funciona el Museo de Arte Sacro de los croatas en Hungría. 

En Hungría se han abierto tres jardines de infantes croatas y tres escuelas primarias croatas en Budapest, Pečuh y Santovo. Existen dos escuelas secundarias en Budapest y Pečuh, y en cuarenta escuelas el idioma croata se imparte como asignatura. En la Facultad de Filosofía de la Universidad "Janus Panonius", en Pečuh, existe la Cátedra de Croatística y Eslavística, y el idioma croata se enseña en la Cátedra de Filología Eslava en la Universidad "Eötvös Loránd" (Universidad ELTE) en Budapest. Además, la Cátedra de Idioma y Cultura Croata existe en la Universidad de Sambotel y en la Casa de altos estudios del profesorado, en Baja.