Javiera Buzolic (foto: archivo personal) Javiera Buzolic (foto: archivo personal)

Javiera Buzolić destaca:

“Tengo 26 años, soy de Antofagasta, Chile. Soy tercera generación de croatas en Chile. Los Buzolić venían de Milna, en la isla de Brač.

Desde muy joven en Antofagasta bailé danzas populares croatas, mi padre canta en una klapa en Chile. Por tal motivo, desde pequeña crecí soñando con venir un día a Croacia.

Llevo ya año y medio viviendo en Zagreb aprendiendo croata, gracias a las becas de idiomas para que los descendientes de croatas puedan aprender el idioma en el curso del Croaticum. Por eso ahora ya puedo comunicarme en croata. Este programa consiste en clases de lunes a viernes, lo que permite realmente poder aprender el idioma y su gramática.

Es genial para mí hablar croata, nunca pensé que alguna vez lo hablaría como lo hablo ahora. Cuando he ido a visitar a mis parientes en Split y Milna he podido hablar con ellos en croata, lo que nos hizo muy felices tanto a ellos como a mí.

También gracias al Croaticum es que tengo muchos amigos que están viviendo lo mismo que yo: volver a las raíces desde países tan lejanos y aprender el idioma de nuestros antepasados y a la vez empezar una nueva vida en Croacia.

Aquí en Croacia también conocí a mi novio quien es de Zagreb y nos casaremos el proximo año.

Si puedo recomendar a todos que vivan en Croacia, es realmente agradable, genial. No podría estar más feliz” - expresa la abogada Javiera Buzolić de Antofagasta, Chile.