Ana y Jakeline Glasinovic (Foto: archivo personal) Ana y Jakeline Glasinovic (Foto: archivo personal)

- Mi bisabuelo Petar Glasinović Karmelić emigró a Chile alrededor de 1880, llegó a la ciudad de Iquique y se dedicó a la actividad del comercio. En octubre de 1890 se casó con Ilianira Soto Copaira. 

Tuvo una importante participación en la comunidad de inmigrantes croatas. Fue cónsul del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. En 1894 participó en la fundación de la Sociedad Austro-Húngara de Socorros Mutuos de Iquique. En 1908 fundó la Imprenta y Librería Slava. En 1933 fue tesorero de la Compañía Slava de Bomberos Dalmacia N°5 de Iquique. Mi bisabuelo falleció en 1942 y está enterrado en el mausoleo de la familia Glasinović Soto en Iquique.

Mi abuelo Rufino Glasinović Soto emigró a Bolivia en 1920, llegó a la ciudad de Oruro y ahí nace la familia Glasinović en Bolivia. Mi padre Pedro Glasinović Santiváñez nació el 1926 en Oruro. Se casó con María Rivamontán Fernández y en ese hogar nacimos cuatro hermanos - expresa Jakeline Glasinović.

El año pasado Jakeline tuvo la suerte de viajar a Croacia y conocer el lugar de origen de su familia: - Fue una experiencia maravillosa, que la compartí con mi hermana Ana María. Llegamos a Split y ver el azul del mar Adriático fue una sensación indescriptible, sentimos un aire fresco, un sabor a mar diferente. Split cautiva con su paisaje, su historia, el Palacio Diocleciano, la catedral y todo el encanto de la ciudad, la cual es la más importante de la costa dálmata. El Palacio Diocleciano es una obra majestuosa, me fascinó su arquitectura. La imponente estatua del obispo Gregorio de Nin impresiona e invita a realizar un recorrido por todo el palacio. En la costa de Dalmacia nuestro mayor deseo era ir a conocer la isla de Brač, precisamente Nerežišća, el lugar donde nació mi bisabuelo. Llegando ahí, lo primero que contemplamos fue la ermita con el pequeño árbol donde nos sacamos fotos para el recuerdo. Caminando por sus calles nos encontramos con un vecino del lugar y conversando con él, al mencionar mi apellido nos indicó dónde vivía la familia Glasinović.

El encuentro de Jakeline y su hermana con la familia en Croacia fue muy emocionante: - Al momento nos acercamos a la casa y nos encontramos con los hermanos Ivo y Marko Glasinović, fue una grata sorpresa para ellos conocernos y saber que llegamos de Sudamérica. También visitamos a la hermana Kettie, fue un encuentro lleno de cariño, a pesar que era la primera vez que nos encontrábamos. El momento tuvo un sentimiento de familiaridad profundo y pudimos confirmar que el dicho la sangre no es agua, aflora en estos encuentros y nos une con nuestras raíces croatas. Compartimos momentos muy agradables y llegó el momento de despedirnos. Toda despedida es triste, pero también llega con el deseo de retornar a nuestra tierra con más miembros de nuestra familia.

En la isla de Brač visitamos Bol con su famosa playa el Cabo dorado, llena de turistas ya que estábamos en pleno verano, disfrutamos de la gastronomía y paseos en bicicleta, ver la vida cotidiana de sus habitantes. Nos sentimos seguras, Croacia es un país donde uno puede pasear con total tranquilidad.

Jakeline es miembro activa de la colectividad croata de Bolivia: - En la Comunidad Croata de La Paz, la actividad principal es el aprendizaje del idioma croata, preservar las costumbres croatas como ser los huevos de Pascua, recordar a los héroes de la guerra, organizar conferencias acerca de la historia de Croacia, también la elaboración de recetas croatas. Entre las anécdotas que viví en la Comunidad Croata de La Paz, fue el de haber participado en el concurso “Quiénes somos”. Presentamos un documento del origen de mi familia y fue una grata sorpresa y alegría saber que el jurado destacó el trabajo presentado por la cantidad de fotos presentadas - destaca María Jakeline Glasinović  Rivamontán, boliviana de raíces croatas.

Jakeline Glasnovic

Jakeline Glasnovic

6:30