(Foto: archivo personal) (Foto: archivo personal)

Michael Šulentić destaca:

“He llegado junto a mi esposa e hija a Croacia para descubrir su vida cultural y social, tener la oportunidad de regresar al país de mi abuelo y darle la oportunidad a mi hija de vivir una nueva experiencia donde pueda conocer los orígenes de nuestra familia. Aprender el idioma es uno de los desafíos que tenemos y poco a poco lo hemos ido asimilando a pesar de que para los hispanohablantes nos resulta bastante complejo comprenderlo al principio.

Mi abuelo Marko nació en Sveti Rok (Lovinac), fue uno de los primeros croatas en llegar a Venezuela alrededor de 1.938, según tenemos información. Antes de su llegada a Venezuela pasó algunos años en Canadá y Estados Unidos. En Venezuela se dedicó a la construcción. Tuvo 5 hijos, siendo los Šulentić hasta el día de hoy la única familia croata con este apellido en toda Venezuela. Espero en algún momento tener la oportunidad de visitar el pueblo donde nació y creció mi antepasado.

Soy licenciado en comunicación social y en Venezuela me dedicaba a las relaciones públicas en una importante institución financiera donde desarrollé mi carrera por más de13 años. Venir desde tierras lejanas y ser el pionero en mi familia en retornar a Croacia, es motivo de gran orgullo. Por eso he querido enviar un cálido saludo al pueblo croata. Este país nos ha recibido con los brazos abiertos y nos ha permitido conocer y adaptarnos al estilo de vida y costumbres de esta maravillosa nación. Hemos venido a este país para serle útil y contribuir a su desarrollo. Aspiro poder ejercer mi carrera profesional acá en cualquier campo que sea requerido, pienso que hay un enorme potencial turístico, industrial y de servicios que requerirá un impulso, confío en la recuperación paulatina de la económica croata. 

Michael Šulentić (foto: archivo personal)

Es bien conocido que existe un grave problema de inseguridad en América Latina. El llegar acá y sentirse seguro, el poder caminar a cualquier hora sin temor, es un elemento muy positivo que tiene este país y que apreciamos mucho. También los nuevos amigos que hemos encontrado y que nos orientan sobre la vida acá.

Aprovecho esta oportunidad para expresar mi solidaridad con todas las familias afectadas a causa del terremoto ocurrido el pasado 22 de marzo. Al momento del fuerte temblor que sacudió fuertemente la ciudad de Zagreb y sus alrededores, yo leía las noticias del portal de la Radio Televisión Croata, como todos  los días. Cuando sentimos el fuerte movimiento telúrico, nos dirigimos junto a nuestros vecinos al exterior de la casa y aguardamos un tiempo prudencial para ingresar de nuevo.

Este terremoto dejó severos daños estructurales en muchas edificaciones de la ciudad, pero la voluntad y solidaridad de todos los ciudadanos, del Gobierno y el Ejército Croata se activaron inmediatamente atendiendo a las víctimas. Me sorprendió la rapidez con que se iniciaron los estudios y trabajos de restauración, que aún se llevan a cabo satisfactoriamente.

A propósito del Covid-19, me enorgullece felicitar a las autoridades nacionales por su eficiente desempeño en relación a todas las medidas que se han aplicado y que han permitido afrontar esta difícil situación de la mejor manera,  protegiéndonos a todos. Ahora más que nunca toda la nación croata incluída la diásporam, debe estar más unida, solidaria y productiva. 

Me despido enviando un saludo fraternal a todos los croatas y sus descendientes que hacen vida en Latinoamérica y el Caribe” - concluye Michael Šulentić de Venezuela.