Foto: Mariana Avril Sesnich Diomeda Foto: Mariana Avril Sesnich Diomeda

- Vine a Croacia al curso de idioma croata en la Facultad de Filosofía de la Universidad  de Zagreb. Finalizado el semestre me trasladé a Split a trabajar durante la temporada turística, también para estar más cerca de mis familiares croatas con los que tengo excelentes relaciones. Además porque tengo una conexión muy grande con esa ciudad del Mediterráneo.

El año 1920 mi abuelo croata Stjepan Šesnić emigró de la isla de Brač a Santa Cruz, Argentina, donde trabajó en actividades relacionadas a la industria pesquera. Allí formó una familia con Rosa Doublez de nacionalidad húngara.

Desgraciadamente en mi familia el idioma croata no se ha transmitido de generación en generación. Soy la primera que retorna a vivir a la patria de mis ancestros. Me siento muy cómoda en Croacia y aunque el idioma es difícil, ya lo manejo diariamente y pienso seguir estudiándolo.

Foto: Mariana Avril Sesnich Diomeda

He participado en diferentes actividades académicas de Croacia y de la región. Además he realizado diferentes voluntariados. Juego al vóley y me encantan otros deportes como el montañismo, kayakismo, fútbol, entre otros.

Nació en Puerto Santa Cruz, provincia de Santa Cruz de la Región Patagónica de la República Argentina.

- Ahí viví hasta los 18 años y luego en la Universidad de Buenos Aires realicé estudios universitarios en ciencia política. Trabajé en el Congreso de la Nación Argentina, en diferentes Organizaciones No Gubernamentales y consultoras políticas. Comencé a estudiar el idioma croata en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires. Asistía al Centro Cultural Croata de San Telmo, donde se organizan almuerzos croatas. Entre otras actividades, compartimos los partidos de la selección croata durante el Mundial de Fútbol.

Hace algunos años empecé a relacionarme con mis familiares croatas a través de redes sociales y contactos telefónicos, intercambiando información sobre nuestras familias y compartiendo fotos cotidianamente. Ahora que vivo en Croacia, y sobre todo cuando me encuentro en Split, voy seguido a visitarlos y compartimos juntos grandiosos momentos. Incluso uno de ellos toma mate argentino, han probado el dulce de leche y se interesan por saber más sobre Argentina, cuestión que disfruto mucho.

Foto: Mariana Avril Sesnich Diomeda

Mariana tiene buenas experiencias en Croacia.

- He vivido en Zagreb y también en Split, y ambas experiencias han sido para mi gratificantes, aunque diferentes. Zagreb es la capital y quizás tiene otras cosas para ofrecer. Aquí he estudiado en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zagreb, he asistido también a escuchar diferentes materias como historia y política croata.

También viví en Split, es una de mis ciudades preferidas porque el mar y el Palacio Diocleciano le dan un toque particular que me encanta. Además, me gusta mucho hacer deportes y es una ciudad para disfrutar de ello, visitar las islas cercanas, ir al bosque Marjan, entre otras actividades. También en esta ciudad trabajo durante la temporada, experiencia sumamente enriquecedora porque sigo conociendo y aprendiendo del quehacer diario y de la esencia croata de todos los días - destaca Mariana Avril Sesnich Diomeda, argentina de raíces croatas.