Foto: archivo personal Foto: archivo personal

- Hemos tenido un año totalmente diferente, difícil, no solamente para Bolivia, sino a nivel mundial. La pandemia ha afectado terriblemente en nuestras vidas, tanto sentimental, como economicamente, ha sido algo apocalíptico para mí. Estos meses en los que hemos estado encerrados en nuestras casas, o con estilos de vida a que no estábamos acostumbrados, como es uso de un barbijo, el no abrazar a las personas, el mantener un distanciamiento, bueno, es un reto lo que hemos vivido - señala Danitza.

Sus expectativas son de reactivar la economía: - La verdad es que un virus ha cambiado totalmente la forma de ver en nuestras vidas. Por lo tanto yo también tengo mis retos para el próximo año. Reactivar la economía con nuestra cafetería, poder generar más fuentes laborales, poder ver otras formas de mandar nuestros productos, como envío a domicilio, atendiendo a la gente con el distanciamento social respectivo y con todas las medidas de bioseguridad, para que nuestros clientes no tengan ningún problema de salud.

Danitza desea conocer sus raíces croatas: - Uno de mis sueños es visitar Croacia, poder conocer más sobre mis orígenes. Mi familia por parte de mi padre es descendiente de croatas. Me imagino que nuestros abuelos vinieron de Croacia a Bolivia con el deseo de mejorar su calidad de vida. La comunidad croata ha hecho muchos aportes acá en Oruro. La cafetería en la que actualmente trabajamos con mi familia, se encuentra en la planta baja del Club Croata. Hemos hecho una inversión grande, para convertirlo en un lugar adecuado y cómodo para la clientela. Y siempre que vienen las personas, se les habla sobre la historia de la comunidad croata, para que sepan qué es lo que los croatas han hecho en la ciudad de Oruro. Les deseo un próspero Año Nuevo y que Dios los bendiga. Y que esto del corona virus termine pronto - destaca Danitza Nigoevic, boliviana de raíces croatas.