La Voz de Croacia

16:57 / 12.09.2022.

Autor: David Rey

En Cochabamba se conservan las tradiciones croatas

Camila y familia

Camila y familia

Foto: archivo personal / Camila Pavisic

Camila Pavisic es estudiante de odontología en la Universidad del Valle en Cochabamba, Bolivia. Su familia mantiene vivas las costumbres croatas que les transmitieron sus abuelos.

 - Me considero una persona muy alegre y positiva. Desde muy pequeña realizo varias actividades extracurriculares como el modelaje y el canto.  Tuve la oportunidad de desfilar para eventos internacionales en Bolivia y otros desfiles muy importantes a nivel nacional.


Además lancé mi carrera como cantante profesional. La música para mí siempre ha sido algo muy importante. Últimamente hice varios covers producidos profesionalmente. Tengo varias canciones propias y en colaboración con otros artistas nacionales como Gary Suárez, en las que estoy trabajando y muy pronto podré presentar. Estas actividades siempre me han llenado y también han exigido mucho de mí.


Agradezco mucho a mi familia porque siempre me ha brindado muchísimo apoyo. Para mí la familia es lo más importante, y yo creo que soy muy afortunada de tener una familia bastante divertida y soñadora, que siempre ha querido superarse. Desde que tengo memoria mi familia formó parte la comunidad croata - destaca Camila Pavisic

Camila Pavisic

Camila Pavisic

Foto: archivo personal / Camila Pavisic

Sus antepasados nacieron en Croacia.


- Mi tatarabuelo materno, Nikola Pavišić, nació en Nerežišća y tras su servicio militar vino a Bolivia con su hermano Antonio. En la ciudad de Oruro empezó a trabajar como comerciante. Acá se casó con mi tatarabuela, Josefina Dragićević y en 1925 tuvieron a mi bisabuela Drina Pavišić. Vivieron en Oruro toda su vida y se hicieron parte de la comunidad croata.


En 1914 mis tatarabuelos paternos Ivan Pavišić y Katarina Franolić, quienes también eran originarios de Nerežišća, decidieron venir a Bolivia a empezar una nueva fase de sus vidas. Se establecieron en Oruro donde nació mi bisabuelo Hugo. Al poco tiempo mi tatarabuela murió y mi tatarabuelo, solo con el bebe, decidió volver a Croacia para establecerse en Zagreb y volverse a casar. En 1940 con la Segunda Guerra Mundial, mandó a mi bisabuelo de 25 años de vuelta a Bolivia en el último barco que salía.


Mis bisabuelos, Drina y Hugo, se casaron y nació mi abuelo Roberto. Unos años después toda la familia empezó a mudarse a Cochabamba, mis bisabuelos, tíos, primos y amigos. Mi abuelo se casó en 1969 con mi abuela María Eugenia, tuvieron 6 hijos, mi padre Jorge es el segundo de ellos - dice Camila.

Camila Pavisic

Camila Pavisic

Foto: archivo personal / Camila Pavisic

Los miembros de la familia Pavisic siempre fueron muy activos en la comunidad croata de Cochabamba.


- Administramos y construimos el Club Croata de Cochabamba, dimos a conocer parte de nuestra cultura a la ciudad a través de la deliciosa comida que preparaba mi bisabuela y las recetas de mi tatarabuela Josefina.


Mi padre y mi madre Verónica se casaron en el año 2000, tienen 2 hijas: mi hermana mayor  Fernanda y yo. 


Ambas tenemos el sueño de poder vivir un tiempo juntas en Croacia, aprender el idioma y conocer nuestras raíces. Actualmente no tenemos familia que viva en Croacia, sin embargo mantenemos vivas todas las costumbres croatas que nos transmitieron nuestros abuelos - expresa la boliviana de origen croata.

Camila Pavisic

Camila Pavisic

Foto: archivo personal / Camila Pavisic

Camila describe su historia de cómo empezó a cantar.


- Era principios del 2008 y mi hermana decidió inscribirse al coro de mi colegio. Yo me ilusioné mucho porque también quería ser parte, pero era demasiado pequeña para poder hacerlo. 


Amaba tanto la idea de estar en el coro, que cuando llevaban a mi hermana a los ensayos yo hacía todo lo posible por quedarme a verlos. Hasta que un día la profesora me vió ahí afuera cantando todas las canciones que ellos practicaban y me invitó a que entre al ensayo y posteriormente a que forme parte del coro. 


Poco tiempo después la profesora me puso el apodo de “pequeño gorrioncillo”. Y sorprendentemente ese mismo año fui solista en la presentación de fin de año. Pero era tan chiquita que no alcanzaba el micrófono. Desde ese día empezó el amor inmenso que le tengo al canto - concluye Camila Pavisic. 

Vijesti HRT-a pratite na svojim pametnim telefonima i tabletima putem aplikacija za iOS i Android. Pratite nas i na društvenim mrežama Facebook, Twitter, Instagram i YouTube!