Padre Ante Gabrić (Foto: screenshot/youtube) Padre Ante Gabrić (Foto: screenshot/youtube)

Un llamado y una respuesta clara

El padre Ante Gabrić nació en Metković en 1915. Al comienzo de sus estudios secundarios en Travnik, ocurrió algo que dejó una gran huella en su vida: dos misioneros pasaron por la ciudad, antes de partir hacia la India. Sus historias, su valentía y la evangelización en esas tierras lejanas no dejaban de asombrarlo. Uno de los misioneros preguntó: ¿Quién de ustedes quisiera venir con nosotros a la India? ¿Quieres tú? – con la mirada puesta en el joven Ante. Y con un SÍ resuelto, dio respuesta a lo que sería su vocación y el camino a seguir por el resto de su vida.

Al terminar sus estudios secundarios, Ante partió hacia Zagreb a cursar el noviciado, luego a Italia a estudiar Filosofía y, finalmente, el 20 de octubre de 1938, partió hacia la India. Le siguió un largo tiempo de preparación durante el que aprendió el idioma y las costumbres bengalíes. Terminó sus estudios de Teología en Kurseong, donde se ordenó sacerdote el 21 de noviembre de 1943. Pasó dos años en Moropai i Ranchi, y luego otros dieciséis en Boshonti.

(Foto: screenshot/youtube)

Obra misionera

No le esperaba un trabajo fácil. Viajaba de pueblo en pueblo dando testimonio de Cristo. Organizó la construcción de un dique en el Ganges, caminos, puentes. A la escuela primaria ya existente, agregó una secundaria, donde los alumnos aprendían un oficio: mecánicos, cerrajeros, carpinteros… Se ocupó además del problema de la falta de agua potable, construyendo una red de aljibes a los que llegaba agua que era apta para beber.

Para movilizarse de pueblo en pueblo, usaba una vieja bicicleta. Una bicicleta que le había regalado alguien en Boshonti. Uno de los mayores problemas eran los caminos… En una de sus numerosas cartas a familiares y amigos, lo relata así:

"Aquí hay una sola calle asfaltada, pero su estado es tan malo que es imposible cruzarla en bicicleta. Los caminos y senderos del pueblo, no demasiado lisos, pueden usarse solo en la época seca del año. Y solo unos pocos minutos de lluvia son suficientes para que el barro se transforme como en un pegamento, y entonces la bicicleta no se puede mover". 

Pero eso no le impedía continuar con su obra. Ni el cruce del río Ganges, que no contaba con puentes, lo detenía en su misión. Cruzaba con la bicicleta a cuestas y el barro hasta las rodillas, hasta la otra orilla.

En 1954 el hospital abrió sus puertas. Solo en el primer año se atendieron allí 25000 personas. En los parajes más lejanos, construía capillas, que a su vez servían de escuelas.

El padre Gabrić permaneció en Boshonti hasta 1962, para luego continuar con su misión en Moropai.

Gracias a su trabajo incansable y a donaciones llegadas de Alemania, el padre Gabrić logró construir una nueva iglesia y reavivar la llama de la fe en los habitantes del lugar. Aquí también se dio al trabajo de reparar la escuela, arreglar los caminos, hacer canales, abrir aljibes con agua potable, construir capillas. Trabajó con hindúes, musulmanes y cristianos. Organizó un proyecto llamado Food-for-work, a través del que la gente, a través de su trabajo, obtenía lo básico para poder vivir, en tiempos en los que más de nueve millones de refugiados cruzaron el Ganges, perseguidos por el ejército pakistaní.

(Foto: screenshot/youtube)

En 1972, volvió a Boshonti, dejándola en 1975 con una casa para misioneros, una escuela para catequistas, una cooperativa arrocera, varias escuelas primarias y secundarias, varias iglesias, una casa para la gente sin techo, un hospital…

En 1975 el padre Gabrić recibe el permiso para comprar cuatro hectáreas de tierra en Kumrokhali, lugar que él bautiza como Maria Polli (Pueblo de María). Comienza allí a construir un convento, un orfanato y un hospital. La Madre Teresa promete enviarle varias de sus hermanas a trabajar en el lugar.

Para aquellas personas víctimas de las inundaciones o de los ciclones, organiza la construcción de viviendas, que llegan a transformarse en pueblos enteros. Junto con la Madre Teresa, establece una colaboración con la fábrica de zapatos Bata, y abre la primera fábrica en Maria Polli, y otra a 20 km de allí, en Dishu Polli, lugar donde nuevamente compra varias hectáreas de tierra y comienza su tarea una vez más.

Descanso eterno en un lugar muy querido

El padre Ante Gabrić falleció el 20 de octubre de 1988, a los 73 años de edad. Por su propio deseo, fue enterrado en Maria Polli, junto a la capilla, bajo las palmeras cercanas a la jungla, junto con un puñado de tierra de Croacia y una pequeña botella con agua del Adriático.

(Foto: screenshot/youtube)

El padre Sylvester Xavier, quien fue capellán en Maria Polli, dice del padre Ante Gabrić que era un hombre lleno de amor, que ayudaba tanto a católicos como a musulmanes e hindúes, no hacía diferencias, amaba a todas las personas. Pasaba las noches en oración, vivía en condiciones de pobreza, no tenía ninguna comodidad pero nada de eso le molestaba. Nunca cerraba su habitación con llave, no tenía miedo. Este hombre santo quiso llevar a la gente hacia Jesús, anunciar la Palabra de Dios y difundirla a través de obras.

Fuentes: www.ffdi.unizg.hr, www.medjugorje-info.com, www.bitno.net, ika.hkm.hr.