Ivo Puches (tercero desde la derecha) y la Klapa BA. Foto: Facebook/Klapa BA Ivo Puches (tercero desde la derecha) y la Klapa BA. Foto: Facebook/Klapa BA

Detrás de bambalinas

Hace pocos meses, la colectividad croata en la Argentina recibió con agrado la visita de conjuntos de Klapa de Croacia y Alemania, que se presentaron en varios escenarios de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.  Aquellos que viven en la emigración, sabrán con qué emoción se aguarda cada visita de la Madre Patria, ya sea del ámbito de la política, la ciencia o la cultura. Estas ultimas, en particular, abren un abanico de emociones entremezcladas con melancolía y un renacer del amor y los recuerdos del terruño para los mayores, y una inyección de energía y ganas de hacer, por parte de los jóvenes. Cabe mencionar también que estas visitas quedan grabadas en la mente y el corazón de los que les toca ser visitantes, quienes destacan la calidez, la ansiedad y el esmero con el que los reciben.

En las comunidades croatas en la emigración, las personas que se encuentran detrás de estos eventos entregan voluntariamente su tiempo, sus conocimientos, su disponibilidad, mientras cumplen paralelamente con sus obligaciones laborales y familiares. Son quienes invierten muchas de sus horas libres con el fin de que cada visita de la patria se cumpla con éxito, y que las actividades dentro de la comunidad sigan funcionando.

En el camino de la música

Y es aquí donde aparece nuestro héroe de hoy. Un protagonista sin publicidad. Una de esas personas que deja el alma en cada proyecto. Su nombre aparece frecuentemente relacionado con la Klapa BA. Desde pequeño, fue educado en el espíritu croata, especialmente en el de la música. Ivo Puches, el tercero de cuatro hermanos, desde niño mostró sus habilidades por la música. Sus padres lo motivaron a vivir la música desde su propio ejemplo, ya que ambos fueron integrantes de coros y octetos.

Durante su adolescencia, Ivo formó parte de grupos folklóricos, coros y orquestas de támburas. Paralelamente terminó sus estudios de Comercio Exterior y comenzó a trabajar en la empresa de la que ahora es gerente.

Homenaje a la amistad

En el grupo de jóvenes de la colectividad croata había golpeado duramente la noticia de que uno de ellos había perdido la vida en la Guerra por la Patria. Branko Pilsel, que había sido uno más en el grupo, que había compartido tantos fines de semana con todos ellos, un buen día partió hacia Croacia y se alistó en el ejército, en plena guerra por su independencia. Se destaco por su valentía en varias acciones militares. La noticia de su desaparición, luego de un operativo en el canal de Šipan, lleno de profunda tristeza los corazones de la comunidad en Argentina.

En un aniversario más de la desaparición de este amigo y compañero, sus colegas se reunieron para cantar en su homenaje. Allí surgió la idea de crear una klapa. Un espacio de música, de distención, de amistad, que siguió y sigue a través de los años.  De su dirección coral y artística se hizo cargo Ivo, quien ayudado por sus conocimientos de piano y canto, llevó a un alto nivel a los integrantes de esta klapa, haciéndolos participar de festivales de música, tanto en Argentina como en varios países de Latinoamérica. Llegaron incluso  a cumplir el gran sueño de cantar en el Festival de música de Klapas en Omiš.

(Foto: Ana Premužić)

Fue uno de los organizadores clave del Primer Festival de Klapas en Argentina, que demostró ser todo un éxito, y que promete perdurar a través del tiempo.  Ivo participa activamente, junto con su familia, del grupo musical de la misa croata dominical. Tal vez es el apoyo incondicional de su esposa y sus hijos el motor de ideas y proyectos que fluyen y se realizan, a pesar de toda contrariedad.

La actitud de vida de Ivo demuestra cuáles son sus prioridades, sin necesidad de que su nombre se haga público. Gracias a personas como él, las asociaciones siguen funcionando y, al mismo tiempo, determinan un ejemplo a seguir por los jóvenes que, algún día, podrán asumir su liderazgo al servicio de sus comunidades para preservar y nutrir la cultura y las tradiciones de sus antepasados y transmitirlas a las siguientes generaciones.