Fraile Juraj Vrančić (Foto: www.ofm.hr) Fraile Juraj Vrančić (Foto: www.ofm.hr)

Dos pasiones

Jugar al fútbol con un grupo de amigos, en el patio del colegio, en las calles del barrio, en la plaza, es algo sumamente habitual en muchos países del mundo. Así jugaba Juraj, en su Virovitica natal, transformando este deporte en su pasión. El camino de la vida lo llevó a terminar sus estudios secundarios como cocinero, tras lo cual decidió dedicar el resto de su vida a Dios, en el carisma franciscano. Durante su estadía de varios años en el monasterio franciscano de Trsat, en Rijeka, el fraile Juraj supo unir sus dos pasiones: el amor a Dios y el amor al fútbol. Lo hizo a través de la idea de crear una selección de fútbol cuyos integrantes serían gente sin hogar, gente que vive en las márgenes de la sociedad, pero que podrían sentirse integrados a través de la misma pasión.

La selección en marcha

Y así comenzaron los entrenamientos. El fraile Juraj pasó a ser entrenador asistente, tanto desde el punto de vista físico como espiritual. Juraj insistía en el juego limpio, en no menospreciar al compañero o al contrincante, en jugar sin blasfemar, y en valorar tanto el triunfo como la derrota.

El equipo viajó al mundial de fútbol para gente sin hogar, en el marco del Homeless World Cup Foundation (homelessworldcup.org). Representaron a Croacia en Milán y en Brasil. Y si bien durante estos mundiales no hay millones de personas en las tribunas, ni es un lugar de cazadores de estrellas, cada uno de los jugadores que participa, llegados de más de sesenta países, tiene la oportunidad de involucrarse, de crear relaciones de amistad, de contar con apoyo, de sentir que pertenece y que su rol es fundamental como parte de un equipo.

Marcar una diferencia

El fraile Juraj, con su hábito marrón, y por encima la camiseta de su equipo, atraía la atención por su simpatía y simpleza. Falleció a los 40 años en Samobor en marzo de 2017. Durante su corta vida marcó una diferencia en la vida de los más necesitados, dándoles confianza para y una oportunidad para reencausar su camino.

En su homenaje, en marzo pasado se organizó un torneo de fútbol a beneficio, en la ciudad de Samobor, en el que participaron varios equipos formados por frailes, periodistas, gente sin hogar. Durante el mismo, se hizo una subasta con las más de 300 camisetas que Juraj había coleccionado durante su vida, cuyos fondos fueron donados a los más necesitados.

https://homelessworldcup.org/

http://www.beskucnici.info/

http://www.ofm.hr/jurajvrancic/fra-juraj/