Proyecto “Croacia hace voluntariado”  (Foto: Zarko Basic/PIXSELL) Proyecto “Croacia hace voluntariado” (Foto: Zarko Basic/PIXSELL)

Hace varios años vi por primera vez, en un hospital infantil de Zagreb, a una mujer que venía cada tarde a leer cuentos a los niños internados. Con su buen croata, pero con marcado acento americano, llegaba con su bolsa de libros y juegos a pasar algunas horas entreteniendo a los pequeños pacientes que se acercaban a la sala donde ella había desplegado todo lo traído. Cada uno elegía su actividad preferida.

Desde ese entonces hasta hoy, la actividad de voluntariado en Croacia aumentó a pasos agigantados, si bien todavía hay espacio para mucho más.

Según datos de la asociación Volonterski centar Zagreb (www.vcz.hr), que cuenta con proyectos en todas las áreas, casi el 70% de los voluntarios son mujeres, y a más de la mitad les interesa hacer obras de bien en el sector de arte y cultura. Para ellos se ofrecen numerosas oportunidades. Sin embargo, hay también proyectos de asistencia a ancianos, a enfermos, proyectos de ayuda escolar, proyectos de voluntariado ecológico…

Voluntariado local

Partiendo de mi comunidad, las escuelas primarias registran actividades durante el año que incluyen proyectos de diversos tipos. Los alumnos se organizan para llevar a cabo desde la promoción del proyecto hasta su realización: desde la ayuda a los afectados por las inundaciones, hasta la asistencia a familias carenciadas.

Los más pequeños se entusiasman con la decoración del jardín escolar al comienzo de la primavera, trayendo y plantando flores, decorando los espacios verdes. Desde pequeños, se educa a los niños en una visión de un mundo más justo y más feliz, a través de la promoción de la solidaridad y la justicia.

Muchos jóvenes ofrecen su tiempo libre en actividades de asistencia a personas necesitadas. Organizan ventas a beneficio, visitan asilos, hogares infantiles. En una parroquia de Zagreb hay todo un equipo de jóvenes que brindan ayuda escolar varias veces a la semana.

Desde 2009, el Centro de Voluntarios de Zagreb hace entrega de un premio a los voluntarios destacados, que hacen un aporte al desarrollo de la comunidad local. El premio así llamado “el Oscar de los voluntarios”, se entrega cada año el 4 de diciembre, con motivo del Dia Internacional del Voluntario.

Jóvenes en acción

La ganadora de este año ha sido Nikolina Antolić, de 25 años, que sirve a la comunidad contando cuentos en su tiempo libre.

La Asociación Smiješak za sve (Una sonrisa para todos), en el marco de la que Nikolina hace tareas de voluntariado, se fundó en 2013 y cuenta con 230 voluntarios que, a través del proyecto “Laku noć, pričoljupci!” (“¡Buenas noches, amantes del cuento!”) recorren hospitales, escuelas, jardines de infantes, centros de rehabilitación, y muchos otros espacios donde leen cuentos. Todos los días. Llueva o haya sol. Sea día de semana, domingo o feriado.

Los voluntarios están entrenados, y cuentan con asistencia y supervisión. Muchas veces deben saber manejar situaciones difíciles, ya que trabajan en centros donde hay personas de todas las edades que no han sido acariciados por la vida. Pero estos voluntarios les muestran que no están solos, y que pueden brindar apoyo emocional y espiritual, a través del libro.

Regala un poco de tu tiempo

Los jóvenes “cuentacuentos” siempre son bien recibidos. Seguramente en sus mochilas hay algo de interés para cada uno de los niños que los esperan con ansiedad. La presidente de la Asociación, Marijana Jergović, dice que es suficiente una hora en la semana para devolver a alguien la fe en la bondad y la confianza en la gente. Por eso, nos invita a todos a dejar por un rato la tv, o el internet, o sacrificar un rato de nuestro descanso, para regalar a alguien un ratito de nuestro tiempo. Jergović garantiza que no hay satisfacción material que se compare con la sonrisa de aquel al que le hemos dedicado nuestro tiempo y le hemos aliviado su sufrimiento.

No esperar nada a cambio

Aunque los voluntarios regalan parte de su tiempo sin esperar nada a cambio, a veces es lindo recibir un reconocimiento por su obra. La ganadora del “Oscar al voluntario”, Nikolina Antolić, en su discurso de agradecimiento por el premio recibido destacó, para la página web del Consejo Deliberante de Zagreb, que toda la asociación a la que pertenece debería recibirlo: “Ante todo debo agradecer a los miembros de la Asociación de promoción de las necesidades de niños y jóvenes “Smiješak”, porque cada día demuestran que hasta lo imposible puede transformarse en posible”.