Nathalie (foto: Vera Vlaho/La voz de Croacia) Nathalie (foto: Vera Vlaho/La voz de Croacia)

¿De dónde eres? ¿Cuánto hace que estás en el país?

Nací en Colombia, de mamá croata y papá colombiano. He estado más tiempo en Colombia que en Croacia. Llevo un año constante en Croacia. Desde los cinco hasta los ocho años viví aquí, y después veníamos cada dos o tres años de vacaciones a nuestra casa en Zagreb. Eran vacaciones, pero estábamos en nuestro hogar.

¿Por qué has elegido la costa croata?

El plan era vivir en Zagreb, pero ahora conseguí trabajo aquí, en Crikvenica e inscribí la universidad de Rijeka. Voy a estar en Dramalj, que es un punto central entre Crikvenica y Rijeka, y en Zagreb. Inscribí la carrera de Náutica.

¿A qué te dedicas?

Durante el verano estoy trabajando como mesera en un beach bar. Cuando termine la temporada, me gustaría conseguir un trabajo en Rijeka o en Zagreb.

¿Cuántas horas trabajas a la semana?

Se trabaja fuerte de seis a ocho horas diarias en temporada alta. Cuando baja la cantidad de turistas, hacemos más cambios y tenemos más días libres.

¿Cuánto sacrificio requiere este trabajo durante el verano?

Requiere de mucho sacrificio, en el sentido en que debes ser muy paciente, consciente de que la gente viene de vacaciones, están tranquilos, mientras que tú estás siempre apurada, en un agite, es un sacrificio mental y físico por el calor y eso, pero es un sacrificio que vale la pena hacerlo y vale la pena intentarlo, porque a quién no le gustaría trabajar al lado del mar, tener la oportunidad de entrar a las 16, y entonces a la mañana ir a bañarse un poquito, almorzar en casa… Es una oportunidad muy bonita, vale la pena. Uno se cansa, pero no importa.

¿Cómo te manejas en tu trabajo durante la temporada de verano, durante este tiempo de pandemia?

Siempre tenemos los desinfectantes a mano, usamos la mascarilla, tenemos las manos en agua porque lavamos constantemente la loza, cada vez que recogemos tenemos que lavarnos las manos, hay entre seis y ocho desinfectantes y todo el tiempo estamos limpiando. Las máscaras son muy importantes sobre todo cuando nos acercamos a la gente.

¿Cómo se manejan los turistas al entrar en el café en el que trabajas?

La verdad es que yo creo que se les olvida totalmente lo del Coronavirus. Cuando están de turismo, como que no lo sienten. Las cuarentenas siempre se hicieron en sus países y en sus casas. Aquí siento que a la gente se le olvida.

¿Cuánto gana una camarera? ¿Cómo utilizas tu salario? ¿Es posible ahorrar? ¿Puedes darte algún gusto?

El salario es suficiente para sobrevivir y hacerse un dinero extra y ahorrar un poco. Yo no tengo hijos, marido, no mantengo a nadie, el dinero que gano, lo gano para mí. En mi caso es suficiente para mis gastos en la universidad, viajes…

¿Tienes alguna experiencia que quieras compartir?

Nunca había sido mesera, pero es un trabajo muy bonito. He conocido gente muy especial. Mis jefes son muy buenos. Como no vivo acá, pasan a buscarme, me llevan, cuando viene mi abuelita le ofrecen café, y en el poco tiempo que llevo trabajando aquí nos volvimos una pequeña familia. Con los compañeros de trabajo pasamos tantas horas juntos que nos entendemos muy bien. Somos de diferentes partes del país. Mis jefes son de aquí, pero han viajado, es un ambiente chévere, es una buena experiencia que vale la pena probar.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?

En este momento quiero quedarme en Croacia, quiero terminar mi carrera, aunque ya he terminado la carrera de Cine y Televisión en Colombia. Intentaría a futuro abrir una empresa con mi hermana y con mi familia, pero desde que llegamos el Covid nos ha tenido a todos locos. Esperemos que se pueda hacer. Y quiero viajar a Colombia, porque allí todavía está mi papá y toda su familia. Él todavía no ha podido venir, pero la idea es que él también venga a Croacia.

¿Recomendarías este trabajo a los jóvenes?

Sí, lo recomendaría. Cuánta gente sale del país para hacer lo mismo, para servir tragos, para limpiar mesas… No está mal probar hacerlo en tu propio país, en tu propia costa, en tu propio mar, disfrutar de tu comida, estar cerca de tu familia y tratar de hacer algo mejor por el país y por uno mismo.