Mirjana Čakanić (foto: archivo personal) Mirjana Čakanić (foto: archivo personal)

¿A qué se dedica?

Soy profesora de alemán de niños y adultos en dos escuelas primarias y en una escuela de idiomas privada. Además, soy traductora pública, y una vez por semana hago voluntariado ayudando a alumnos que en la escuela tienen problemas con el alemán. 

¿Cómo se perfecciona? ¿De qué manera sigue las nuevas tendencias de su profesión? ¿Cómo mantiene el contacto con la lengua que enseña en su forma nativa?

Así como la lengua se desarrolla y cambia, mi perfeccionamiento continuo tiene más de treinta años. Además de los programas de perfeccionamiento a través de la escuela, es decir, a través de la Agencia de Educación y Formación, también están los programas del Instituto Goethe. Por supuesto que sigo a diario las noticias en alemán, los acontecimientos, los eventos culturales y otros, leo literatura y miro diferentes contenidos en los medios, porque pasan a ser parte de la comunicación actual e influyen en el idioma. 

Trabaja en el sector público y en el privado. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas en uno y otro?

El trabajo es el mismo, pero existen diferencias en cuanto a la organización del trabajo y hay algo menos de papelerío en la escuela privada. Además, en la escuela privada los grupos tienen menos alumnos por lo que las clases son más dinámicas, más eficaces. Los usuarios pagan las clases, y por eso están más motivados y como retribución esperan obtener conocimientos que pueden poner enseguida en práctica.

En las escuelas estatales a veces hay hasta treinta alumnos por clase, y sus posibilidades y el ritmo de asimilación del conocimiento no son siempre iguales, y eso hay que respetarlo. Por eso, frecuentemente tiene más importancia el aspecto de la formación que el conocimiento en sí. No se acepta cada nuevo enfoque, y se estudia primeramente por la calificación. Los padres por eso presionan a sus hijos, y también a nosotros, los docentes. El trabajo se vuelve más estresante, y debido a la cantidad de burocracia (ahora en sistema digital), sufre la creatividad durante la clase misma.

El docente no transmite solo su conocimiento, también debe ser pedagogo, y en los tiempos actuales, también psicólogo. Y no solo para los niños. 

¿Cuál es el salario de un docente con y sin antigüedad? ¿Hay diferencia entre el salario del sector público y del privado?

Gano unas 7500 kunas (unos 990 euros). La cifra es aproximada, porque hay que incluir los beneficios por dos hijos, treinta años de antigüedad y transporte. No es una mala cifra, pero el que recién empieza, gana mucho menos. En el sector privado el sueldo no es mejor porque allí no hay beneficios por hijo ni por antigüedad.

Trabajo en dos escuelas para poder completar la cantidad de horas necesaria, doy clases de alemán como idioma extranjero de primero a octavo grados, tanto como materia obligatoria como opcional, a través de siete programas diferentes. 

¿Puede vivir de su salario, ahorrar, darse algún gusto?

Es difícil. Si pudiéramos vivir tanto mis hijos como yo del sueldo mencionado, no sería necesario tener dos trabajos más por contrato. Tengo suerte de poder trabajar por contrato. 

¿Cuántas horas trabaja por semana?

Además de las horas que paso en la clase, los preparativos y tareas adicionales requieren de unas 15 a 20 horas más a la semana. 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Ante todo, amo el idioma alemán, la cultura alemana, la literatura alemana. El mayor premio es saber que la persona haya aceptado el idioma con entusiasmo. Y entonces sé que, además del conocimiento, he sabido transmitir el amor por el idioma, y eso solo se puede lograr con tenacidad, esfuerzo y clases interesantes. 

¿Tiene alguna experiencia en especial que le haya quedado en el recuerdo?

Seguramente cada docente tiene un grupo, una generación que queda en el recuerdo. Y yo recuerdo con alegría a algunos alumnos. Hay muchísimos lindos momentos. Cuando me encuentro con algún ex alumno, siempre me interesa saber si usa el alemán. Si la respuesta es afirmativa, sé que lo he logrado. 

¿Recomendaría esta profesión a los jóvenes?

Como en cada trabajo, en este también hay partes buenas y malas. Si eres paciente, tienes buen ánimo, eres creativo y te gusta transmitir conocimientos, este es el trabajo ideal. Ante todo, te tiene que gustar trabajar con niños y jóvenes. Digo intencionalmente “trabajar con niños” y no “que te gusten los niños” porque solo esto no es suficiente. Si quieres ganar mucho dinero, seguramente hay formas más simples. Cada uno debe decidir y elegir su camino.