Maja Perić Šuškavčević (foto: archivo personal) Maja Perić Šuškavčević (foto: archivo personal)

¿A qué se dedica?

Soy magíster de Farmacia, trabajo como farmacéutica y dirijo una farmacia. 

¿Cuántas horas trabaja a la semana?

Trabajo cuarenta horas. 

¿Cuáles son los mayores desafíos de su profesión?

Al trabajar directamente en contacto con los pacientes, es importante que ellos mismos sean conscientes de que les estamos ofreciendo informaciones fundamentadas y objetivas, consejos sobre medicinas y su uso, ya que con frecuencia tienen prejuicios sobre el uso y la posología de determinados remedios, que en general son erróneos. Es necesaria mucha paciencia, que es un poco difícil porque cada paciente merece y espera informaciones exactas, precisas y verdaderas, y espera que se le dedique tiempo, y nosotros tenemos que hacer un balance, ya que a veces el paciente, al llegar su turno, olvida que alguien espera detrás de él. El trabajo con la gente es un gran desafío y suele ser muy difícil, pero al mismo tiempo brinda una gran satisfacción. 

¿Cómo se ha adaptado en estos tiempos particulares, para evitar el contagio? ¿Cómo ha logrado mantener el equilibrio psicológico en este periodo de estrés que estamos dejando atrás?

Hemos respetado todas las medidas epidemiológicas, el trabajo en equipo, el uso de material de protección, frecuente lavado de manos, evitar al máximo el contacto físico.

Todos manejamos el estrés de diferente forma. Mi terapia anti estrés es estar con la familia. Como mi marido trabajó desde casa durante ese periodo, y mis hijos no iban a la escuela, todo el tiempo libre lo pasaba con ellos. Antes no teníamos la posibilidad de pasar tanto tiempo juntos, y eso me da la fuerza para enfrentar nuevos desafíos. 

¿Cree que los farmacéuticos están tienen una remuneración adecuada? ¿Tienen capacidad de ahorro?

Creo que sí. Especialmente cuando la comparo con otras profesiones, los farmacéuticos tienen un buen sueldo en general. 

¿Cómo funciona el sistema de perfeccionamiento en su profesión?

Es bueno. Para trabajar en una farmacia es necesaria una licencia (permiso para el trabajo independiente) que tiene una validez de seis años. Para renovar la licencia hay que juntar una determinada cantidad de puntos, lo que nos motiva a perfeccionarnos en la profesión yendo a seminarios, congresos, participando de webinars, etc. Tenemos también la posibilidad de la educación digital y la confirmación de lo aprendido a través de pruebas on line. Por otra parte, cada día llegan al mercado nuevos medicamentos, y esto nos obliga a estudiar continuamente y ponernos al tanto de las novedades. 

¿Tiene alguna experiencia en particular que desee compartir con nosotros?

No tengo algo en particular, por lo menos ahora no me puedo acordar. Siempre es lindo escuchar algún elogio por parte del paciente al que le hemos ayudado por haberle recomendado el remedio adecuado, o haberle dado un consejo útil. Esos pacientes suelen volver a nuestra farmacia y eso nos alegra porque fuimos nosotros los que le hemos ayudado y le hemos devuelto la sonrisa. 

¿Recomendaría esta profesión a los jóvenes?

Para poder hacer bien tu trabajo, ante todo te tiene que gustar lo que haces. Por supuesto lo recomendaría a los jóvenes ya que es un trabajo muy interesante y te da una gran satisfacción, porque ayudas a los demás. Pero no es para aquellos que no están dispuestos a estudiar. Primero tienes que terminar la facultad, que es bastante difícil, y después estar dispuesto a educarte durante toda tu vida económicamente activa, y como trabajas con gente, necesitas además mucha empatía y paciencia.