Croatas de Vojvodina (Foto: archivo) Croatas de Vojvodina (Foto: archivo)

Existen numerosos programas "sobre las raíces de su legado que preservan y quisieran que no pasen al olvido", según dice el presidente de la Sociedad de Croatas de Vojvodina y de la región del Danubio, Antun Vujević, quien invitó a sus compatriotas a una reunión social. No tenían trajes típicos, pero todo lo demás llevaba los sabores de este tipo de reuniones: los rollos de col (sarma), una especie de pastel dulce con queso y el vino caliente.

"La Sociedad de Croatas de Vojvodina y de la Región del Danubio, se organiza y trabaja de esta manera ya durante 27 años. Tratamos de destacar nuestras costumbres, entre ellas la del lunes de Pascua. Igualmente presentamos algún libro de nuestros compatriotas. Hace dos años en el Museo Etnográfico de Zagreb organizamos una hermosa exposición sobre el pan de Navidad. Mucha gente acudió a visitar la exposición. A pesar de que nos encontramos lejos de nuestro suelo natal, tratamos de preservar nuestras tradiciones y ser una especie de nexo para las personas que vienen acá, como también durante las visitas que realizan a Bačka. A todos les gusta conocer estas nuestras costumbres y tratan de conservarlas cuanto sea posible. El señor Aco Zelić es miembro de nuestra institución durante mucho tiempo, es uno de los fundadores de la Sociedad" - destacó el presidente de la Sociedad Antun Vujević.

Respecto a la tradición y el significado de este tipo de reuniones sociales, él destaca:"Esta es una costumbre popular. En épocas pasadas los jóvenes se reunían en las casas de personas mayores, principalmente durante el invierno. El encuentro tenía bases características: en primer lugar se trataba de una reunión social, luego venía el kolo (una ronda de personas que bailan tomadas de las manos) en el que se participaban sólo los jóvenes, que se divertían. Y así".

Comentando lo que se hacía en tal oportunidad, dice que en primer lugar las mujeres bordaban y tejían. Menciona que estas eran las costumbres de entonces, las cuales se transformaron después.

"Oficialmente estas reuniones sociales empezaron el año 1878, cuando se fundó la primera organización significante de los croatas de Bunjevo en Subotica. Esta es una tradición bastante larga. Ellos empezaron a organizar estas reuniones llamadas prelo. Años después la Sociedad Juvenil de Bunjevo, que existía en Subotica, organizó estos encuentros. Siempre se trataba de un evento grande y significativo. Los jóvenes mostraban sus trajes típicos, entonces se elegía a la mejor tejedora, así que se trataba de un programa divertido. Ante todo era una diversión. Las muchachas tenían que estar vestidas con trajes típicos desde la mantilla hasta el calzado. Existen todavía trajes típicos ricos que se han conservado, los cuales se pueden mostrar y también se pueden ver".

El presidente de la Sociedad dice que para cada reunión social se suele componer una nueva canción, de tal manera que en realidad disponen ya de un gran repertorio.

"Sí, sí, sí. La primera canción es del año 1879, cuando tuvo lugar la primera reunión social (prelo). Entonces el sr Nikola Kujundžić era estudiante, después terminó los estudios de teología, él compuso la canción “La ronda se baila, la tamburitza toca”, la cual hoy es considerada como uno de nuestros himnos. La canción fue compuesta el año 1879 y desde entonces cada año se componen nuevas canciones. Para cada reunión social se convoca un concurso y se compone una nueva canción para un nuevo encuentro".

Ninguna reunión social, en la que hay canciones, hermosos trajes típicos nacionales, puede pasar sin comida. Una de las señoras explica qué es lo que preparan los croatas de Vojvodina para esta oportunidad.

"La reunión en realidad está relacionada con el carneo de cerdos, eso se hace por lo general por esta época. Por lo general se carnea cerdos el lunes o el martes y entonces a fines de semana tiene lugar la reunión social (prelo), principalmente el sábado. Se sirven chicharrones, chorizos, embutidos con la mejor carne, encurtidos que por lo general se hacen en casa, pimentón, pepino, repollo. Nosotros servimos rollos de col (sarma)" - describe la señora.

La señora Marija Zaić Kubatović, durante muchos años presidenta de la Sociedad de Croatas de Vojvodina y de la región de la región del Danubio, es una de las fundadoras de la institución.

"Mantenemos esta tradición, no se trata solamente de nostalgia, sino en realidad del deseo de mostrar a Zagreb y a sus habitantes la tradición de los croatas de Bunjevo, de la llanura de Bačka. Para la reunión social por lo general se sirve un pastel especial con queso, ven que es hermoso, colorado. Y por supuesto vino caliente" - subraya la señora Marija Zaić Kubatović.

La ex presidenta de la Sociedad dice que el vino caliente es imprescindible para acompañar las comidas en cada reunión social.